sábado, 29 de septiembre de 2012

Posicion de las tijeras

Descripcion

A partir de la posición de Andromaca, la mujer  bascula hacia atrás hasta los pies de su pareja. Esta posición esta recomendada para retrasar la eyaculación.

Lo bueno :

    Permite una muy buena estimulación manual del clítoris.
    Vista excitante para el hombre.
    Buena posición para retrasar el orgasmo masculino.

Lo malo :

Exige una muy buena agilidad de la mujer.


Técnicas y consejos para perfeccionar la práctica del sexo oral.

Las claves para disfrutar aún más el sexo oral consisten en variar la estimulación que se ofrece, resolver o controlar las variables que te desagradan de la práctica, y gozar a plenitud de la estimulación ofrecida,…así sea el otro quien esté recibiendo el masaje.

Algunos consejos para variar las caricias orales:


-Utiliza todos los recursos que tienes disponible en tu boca, de manera individual los labios, dientes, lengua; y por supuesto combinándolos de todas las formas que tu imaginación lo determine. Además, siempre puedes complementar la estimulación que ofreces con boca, usando tus manos lo que permite extender las caricias; especialmente en el caso de los penes de grandes dimensiones.

-Inmovilizar las extremidades, así como vendar los ojos de la persona que recibe la estimulación, aumenta los niveles de expectativa, y activa el resto de los sentidos aumentando los niveles de excitación en el terreno sexual.

-Si bien es cierto que cada parte de la boca dispone de una textura, temperatura y provee una estimulación diferente, no temas en potenciar estas características naturales. Por ejemplo, puedes probar bebidas con temperaturas variadas (frio-caliente); y a la par que tomas de cada una puedes estimular el genital de tu pareja; el cambio de temperatura así como el azar de las sensaciones que puedes ofrecerle varían y maximiza las sensaciones obtenidas.
-Aquellas personas que se resistan a la práctica de sexo oral, debido a los olores y sabores propio de la zona los invito a probar los siguientes tips: ducharse o lavarse los genitales antes del sexo oral es imprescindible, necesario y hasta debería ser exigido… sobre todo cuando nuestros encuentros eróticos sucedan luego de nuestras jornadas laborales. Si alguno rechaza entrar en contacto directo con los fluidos del otro (lubricación, eyaculación, etc.), el uso del preservativo resulta imperioso; ya que además de servir de barrera, pueden ayudarnos a sentirnos más cómodos y a gusto con la práctica, lo cual redunda en una mayor estimulación y goce (para ambos miembros de la pareja).
Si se animan a usar preservativos para el sexo oral, compren los de sabores, y no los “normales lubricados”; ya que estos poseen un espermaticida (nonoxinol-9) que irrita la garganta, y tiene un sabor desagradable para la mayoría. Así el condón, lejos de interrumpir la emoción del momento puede usarse a favor del placer; por ejemplo, la colocación del preservativo puede hacerse con la boca, y antes de cubrir el pene se pueden colocar una gotas de lubricantes de temperatura sobre el miembro, lo que genera mayor y mejores sensaciones mientras se estimula; créanme tan bueno se puede poner el asunto, que casi se les olvida que tiene un condón puesto….

El uso de preservativos se sugiere para ellos y para ellas, cuando piensen en cubrir o proteger la vulva, pueden ubicar una especie de funda que se vende para estos fines (directamente en sex shop), o también pueden cortar el condón de sabor, y colocarlo sobre la zona que se desea estimular.
Para aquellos que aun discuten sobre si depositan o no, el semen en la boca, el preservativo constituye una propuesta ganar-ganar bastante diplomática. Por un lado sirve para despreocupar a la persona que estimula el pene; ya que si el protagonista de la estimulación alcanza el fin de su respuesta sexual, el condón recibe y guarda todo lo expulsado. Y por otro lado, la persona que goza y recibe las caricias no debe estar pendiente de “avisar” acerca de los tiempos  de su respuesta sexual; distrayendo su placer, sino que por el contrario, solo debe concentrarse en sentir y disfrutar cada una de las caricias que le proveen.

-No existen formulas o movimientos específicos garantes del placer sexual, pero… resulta favorable practicar y alternar los siguientes movimientos; en el caso de la felación: puedes ofrecer pinceladas con la lengua, suaves y lentas, o más bien rígidas recorriendo todo el cuerpo del pene.

Importante consejo para las parejas de los varones, no deben concentrarse en introducir la totalidad del pene en su boca; sobre todo aquellas con reflejo bastante sensible en garganta; para este grupo de personas quizás resulte más cómodo y placentero probar rozando los costados del cuerpo del pene con la lengua o labios.

También, pueden probar recorriendo en círculos toda la extensión del pene, y con la lengua puedes dibujar la zona del glande, además de resultar la zona más sensitiva del pene, esta forma de estimulación puede ser la más sencilla y efectiva para provocar sensaciones placenteras en los varones. Otros movimientos como succionar, chupar y/o morder el cuerpo del pene, debe realizarse bien pendiente de las sensaciones del otro; nunca supongan el nivel de tolerancia al dolor de su pareja.

-En el caso femenino, debo recordarles que para la mayoría de las mujeres resulta una práctica agradable, y sencilla para alcanzar los orgasmos, pero de nuevo la variación de la estimulación es la clave, y sobre todo no saturar al clítoris; ya que lo que pudo comenzar placentero puede terminar “rápidamente” en molestia, irritación y fatiga de la zona.
Por eso se sugiere alternar el roce entre las diferentes zonas de la vulva, incluyendo para aquellos a quienes les agrade la penetración en vagina con lengua. También puede emplearse los labios, dientes para estimular alrededor del clítoris, y justamente sobre este. Eviten dirigirse directamente a la vulva cuando ofrezcan una sesión de sexo oral, y sobre todo quedarse “pegados” allí; traten de extender las sensaciones desde el vientre, entre piernas, y otras regiones más distantes, con el uso de las manos.

Siempre que estimulen el genital femenino, y especialmente el clítoris procuren lubricar antes de tocar; ya que el roce al seco puede resultar agresivo y saboteador del placer; por supuesto la invitación es a incluir lubricantes de sabores, y no solamente la saliva, ya que esta se seca más rápidamente y puede servir para la transmisión de infecciones.

Finalmente, quiero recordarles que el sexo oral puede considerarse en sí mismo una “relación sexual”; ya sea que se ofrezca a cada uno por separado, o de forma simultánea a través de la posición sexual del 69; justamente las caricias orales puedes ofrecer placer y ayudarnos a satisfacer los deseos sexuales de la pareja, especialmente cuando no disponemos de mucho tiempo para el encuentro, o bien el cansancio o la fatiga nos limitan el empeño.

viernes, 28 de septiembre de 2012

posicion de la fruta

Descripcion

Una variante de la posición del Indra proporcionando sensaciones similares disminuyendo la sensación de aplastamiento ejercido por el hombre sobre su pareja. La mujer guarda una pierna sobre el busto del hombre y libera la otra desplegándola sobre el costado.

Lo Bueno:

    Penetración profunda.
    Fuerte estimulación gracias a la compresión del vientre y de la vagina.

Lo malo:

Potencialmente doloroso si el pene toca el fondo de la vagina


5 buenas razones para que disfrutes de la masturbación sin culpas.

Si existiera un ranking de las prácticas sexuales más penalizadas y descalificadas de la humanidad sin duda la masturbación, ocuparía de manera vitalicia el 1° lugar; ya que el repudio y resistencias hacia esta forma de estimulación sexual parecen extenderse a lo largo y ancho del planeta.

Sin embargo; y muy distinto a lo que la mayoría piensa y repite, la masturbación constituye una alternativa sana, divertida, económica, saludable y hasta inteligente pensando en la población adolescente, para “resolver” los impulsos sexuales.

Acá les dejo entonces, 5 buenas razones por las cuales deberíamos comenzar a practicar con mayor entusiasmo la masturbación; y además espero también les sirva de justificación cuando necesiten defender su derecho sexual y reproductivo de “Vivir la sexualidad sin miedo, vergüenza, culpa, falsas creencias y otros impedimentos”:

1. La masturbación te ayuda mejorar tu desempeño sexual.

Si alguien siente que no está experimentando todo el placer que pudiera, o desea, durante sus encuentros íntimos; los invito a reflexionar antes de depositar la responsabilidad en la pareja; quiero que repasen honestamente si ustedes mismos saben, conocen e identifican sus propias zonas erógenas, saben cómo estimularlas, y como prolongar el placer de su respuesta sexual.

Porque, la mayoría de las personas (especialmente las mujeres), pretenden que su pareja sepa como generarles placer, y múltiples orgasmos, sin ni siquiera conocer algo tan básico como puede ser la anatomía de su cuerpo. Pero, ¿Cómo? esperamos que el otro adivine ¿qué me gusta?, y ¿cómo me gusta?, si yo mismo lo desconozco…

Por eso, la sugerencia que les dejo es que independientemente de su edad, estado civil, experiencia u orientación sexual se permitan ratos de autoexploración erótica; los varones quizás gocen de mayor permiso social para esto, además su anatomía resulta más amigable para la investigación; sin embargo,  en el caso de las mujeres las invito a ubicar esos momentos de soledad (la ducha resulta perfecta) para tomar un espejo, abrir un poco las piernas, y comenzar a ver, y tocar la zona genital.

Es probable que para los principiantes en la masturbación las primeras aproximaciones resulten extrañas, curiosas y carentes de placer; pero les garantizo que en la medida que se aproximen de diversas y creativas formas pueden llegar a descubrir puntos de placer que desconocían; así como much@s descubren que su cuerpo nada tenía de malo, solo que por falta de información estaba siendo estimulado de una forma inadecuada, y los orgasmos nunca llegaban.

2. La masturbación ayuda a retardar la eyaculación si se práctica justo antes del encuentro sexual; especialmente cuando el hombre tiene un largo periodo de tiempo de inactividad.

En el caso de los hombres que desean controlar el momento de la eyaculación pueden aprovechar las sesiones en solitario para identificar qué tipo de estimulación (ritmo, intensidad, movimiento, etc..) acelera o más bien retarda la sensación inminente de eyacular.
Este resulta un ambiente mucho más cómodo para poner a prueba sus límites, gracias a la privacidad y control absoluto de la estimulación que reciben de parte de ustedes mismo en solitario.

Recuerden cuando ocurre la estimulación a través de la masturbación, la persona es protagonista y único director de la escena; no tenemos que compartir las sensaciones con nadie más, ni debemos perder tiempo pidiendo tal o cual roce; es decir, uno le da al cuerpo, lo que el cuerpo pide… y eso justamente constituyen para muchos el escenario perfecto para alcanzar el control de la respuesta sexual, y en el caso de los varones de la eyaculación.

3. La masturbación compartida puede ser la mejor manera de comunicar tus preferencias y gustos sexuales.

Cuando nos cuesta “manifestar” nuestros mas íntimos deseos sexuales, deberíamos optar por alternativas de comunicación claras, concretas y precisas; y la masturbación resulta una de las mejores.

Por ejemplo; un consejo para las chicas, la próxima vez que le pidas a tu pareja una forma específica de estimulación, puedes tomar su mano y dirigir la estimulación que recibes, de esa forma resulta más fácil para tu pareja aprender y memorizar la técnica, no te pierdes en palabras y muestras justamente lo que deseas; también para muchos esta escena erótica dispara las fantasías durante el encuentro sexual.

Por otra parte, en el caso de los varones pueden tomar la mano de la pareja y estimular el pene justo como lo desean; traten de mostrar los diferentes ritmos, movimientos y velocidad que les gusta; ya que en el caso de las mujeres esto constituye una duda recurrente y persistente. Si bien es cierto, que sabemos que los varones se masturban y lo tanto que les gusta, la mayoría desconoce que otra forma de estimulación ofrecer, más allá del movimiento “arriba y abajo”… así que si tu estilo es otro resulta una excelente información a compartir con tu pareja.

Además, tienes la variante de “modelar” a tu pareja como te gusta ser estimulado, masturbándote frente a ella. Siempre y cuando ambos se sientan cómodos con la idea.

4. La masturbación los puede ayudar a salir de la rutina.

Aquellas parejas que se quejan de aburrimiento, o tedio por la vida sexual que comparten; pueden probar cambiando las sesiones sexuales eliminando las prácticas penetrativas (sólo por un periodo de tiempo….no se asusten, o peor aún se molesten…).

Cuando se plantean estos retos sexuales en la relación cada miembro debe comenzar a producir ideas (que antes no se pensaban porque estaban confiados y seguros siguiendo la formula repetida) para lograr que su pareja alcance el preciado orgasmo; les garantizo que mientras estos llegan son muchas las carcajadas, sorpresas y descubrimientos que surgen, permitiendo que experimenten nuevas sensaciones y formas de intercambio sexual.

Por supuesto, una vez retornen a sus tradicionales sesiones de penetración, no olviden salpimentar los encuentros con estas innovadoras propuestas; de esta manera prolongan las sesiones eróticas sin necesidad de saturar a los genitales debido al coito prolongado.

5. La masturbación les permite alcanzar los orgasmos cuando la penetración no es suficiente.

Sin ánimos de menospreciar los genitales (especialmente los varones que se tornan  bastante susceptibles con este tema), a veces la posición sexual, o el roce que se alcanza a través del coito no resulta el “justo” y necesario para completar la respuesta sexual, esta situación perfectamente le puede ocurrir tanto a hombres como a mujeres, y muchas veces sucede que para un miembro de la pareja fue placentero y para el otro no.

Frente a lo anteriormente descrito, aprovechen la estimulación especifica y dirigida que se puede proporcionar con la masturbación (pueden emplear los dedos, como también juguetes sexuales), para permitir que el miembro de la pareja que no quedo totalmente satisfecho pueda llegar al clímax. Entiendo que luego del orgasmo se viene la fase de resolución (para los varones), e igualmente de descanso y agotamiento en el caso de las mujeres; pero aprovechemos el último suspiro de fuerza para satisfacer a la pareja y lograr sesiones eróticas ganar-ganar para ambos.

Finalmente, para aquellos que disfrutan la aventura, también la masturbación mutua puede ser de las pocas prácticas sexuales que pueden probar en espacios públicos, con menor riesgo de ser descubiertos…

jueves, 27 de septiembre de 2012

Posicion del bambu

Descripcion

A partir de la posición del misionero, la mujer desliza una pierna sobre el hombro de su pareja que echa simultáneamente su rodilla hacia delante. Después de varios instantes en esta posición, la mujer baja su pierna y repite el mismo movimiento con la otra pierna. Cada movimiento debe ser repetido varias veces.

Lo bueno:

Posición graciosa, original y bastante acrobática para las parejas las más atrevidas.

Lo malo:

    Estimulación limitada.
    Exige una buena agilidad de la mujer.


Tips para maximizar las sensaciones durante el encuentro sexual...

Si deseas sentir más y mejor en tus próximos encuentros sexuales, lo primero que tienes que hacer es dejar atrás las ideas, practicas y rutinas que hasta la fecha has repetido una y otra vez; no importa si han resultado efectivas para alcanzar orgasmos o sensaciones de placer, porque la idea que te ofrezco en esta oportunidad es cambiar, innovar y descubrir otras formas de estimulación capaces de generar sensaciones para muchos desconocidas.

Entiendo, y conozco gracias a las preguntas que he recibido en los diferentes espacios de consulta, que la mayoría de las personas buscan de manera casi obsesiva el placer de su pareja durante los encuentros sexuales; por ello sería importante negociar con esta, que la próxima vez será diferente, dejando claro que pueden o no obtenerse los resultados usuales y conocidos por ambos, y de esa manera bajan un poco el nivel de expectativas, la ansiedad de desempeño, y aumentan las ganas de lanzarse a la aventura. Recuerden ¡quien no arriesga ni gana ni pierde!

No podemos dedicarnos única y exclusivamente al momento previo a la penetración; porque el asunto pudiera comenzar mucho antes; inclusive aquellas parejas que tiene por costumbre sólo el horario de la noche para el intercambio sexual, pueden comenzar a estimularse mutuamente desde bien temprano en la mañana, manteniendo el suspenso y la tensión sexual a lo largo del día.

Otro aspecto a considerar sería cambiar la superficie donde acostumbran realizar el intercambio sexual, permítanse contemplar la habitación, y descubran nuevos muebles, pisos, paredes, escaleras, mesas, etc., donde puedan probar así sea un instante otros ángulos de penetración, o formas de estimularse. De hecho el kamasutra explica que en las habitaciones las parejas deberían disponer además de la cama de un mueble intencionalmente diseñado, o dispuesto para los encuentros eróticos.

Así mismo, negociar sesiones sin penetración resultan muy interesante, sobre todo si se plantea como meta obtener placer sin penetrar; entonces es allí justo en ese instante de frustración (en el buen sentido de la palabra), ansiedad, y compromiso, cuando ponemos el cerebro a producir nuevas ideas y formas de estimulación, a las cuales nunca hubiésemos llegado si no descartamos la penetración como única forma de obtener placer.

Por supuesto, el preguntar a la pareja, por sus zonas más sensibles o erógenas (descartando los genitales), y las formas de estimulación que le agradan pueden resultar buenas claves para alcanzar el éxito, y calentar el ambiente.

Por otra parte, si bien el cuerpo humano en toda su extensión está repleto de terminaciones nerviosas, también debemos ofrecer estímulos para las fantasías sexuales y pensamientos eróticos; ya que esto potencia las sensaciones, complementa la estimulación que se percibe; y finalmente permite a las personas vivir de una manera integral la experiencia erótica.
Si bien nuestra cultura sexual está centrada en los genitales, y especialmente en el pene; por ejemplo, es común que el tiempo del encuentro sexual dependa justamente del tiempo de erección, cosa que resulta per se, egoísta, generadora de angustia para el hombre; y frustrante para las parejas que tienen un tiempo de respuesta sexual distinto al protagonista de la noche.

Así mismo, pareciera que se considera placentero y “socialmente aceptado”, únicamente la estimulación que ofrece con el pene, entonces, no solo este órgano está presionado por tiempo, sino que está sobre funcionando durante todo el rato que se mantenga erecto, lo que resulta doblemente saboteador para el placer masculino. Por ello, les recuerdo, y los invito a mirar otras partes del cuerpo con el cual se puede proveer de placer a la pareja, solo por mencionar algunos de arriba hacia abajo resultan útiles, el cabello, pestañas, labios, lengua, diente, senos, manos, uñas, piernas, rodillas, pies, etc.

Por otra parte, además de probar estimular el cuerpo del otro con otras partes distintas al genital, les sugiero la idea de incluir algún juguete sexual; seamos honestos esas maravillas tecnológicas perfectamente diseñadas para el placer sexual, están a disposición para proporcionarnos otras variadas formas de placer que el cuerpo humano sin ánimos de menospreciar, no está en la capacidad de proveer, tanto para hombres como para mujeres; y no me refiero sólo a los vibradores, o aquellos destinados a la penetración, por ello sería bueno que por separado o preferiblemente en pareja miren, e investiguen sobre aquellos juguetes sexuales que pudieran resultar divertidos, y de provecho para la pareja.

Finalmente y si la costumbre no les permite dejar a un lado la penetración, pueden investigar sobre los diferentes tipos de penetración que proclama el kamasutra, o alguna de las 69 posiciones que ofrece el chinchorrosutra; eso sí, para los amantes de la penetración siempre recuerden mantener lubricada la zona que se esté estimulando, apoyándose con lubricantes a base de agua cuando la lubricación natural se vuelve escasa, así como el uso de preservativos, los cuales además de favorecer la lubricación, facilitan la penetración cuando la vagina no está lo suficientemente dilatada, y además ofrece una amplia gama de texturas, colores, sabores, temperaturas y otras bondades que maximizan las sensaciones durante las relaciones sexuales.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Sexo saludable, divertido y placentero en 5 pasos!...

Cuando se habla de sexo (término que se utiliza inadecuadamente para referirse a las relaciones sexuales), la mayoría de las personas se muestran más interesadas en aumentar la frecuencia de los encuentros, probar diferentes repertorios o guiones sexuales, e inclusive algunos más osados desean involucrar hasta un mayor número de personas dentro del encuentro; sin detenerse a reflexionar; que quizás resulta mejor concentrarnos (es decir, aprender bastante y practicar mucho) para lograr sentirnos más cómodos y seguros en al menos uno de los pocos encuentros sexuales que la vida nos permite disfrutar.

Por esa razón les resumo 5 pasos, tips, ideas o sugerencias que nos permiten disfrutar aún mas cada encuentro intimo; debo advertir que la siguiente lista no pretende obligarlos hacer “esto o aquello”, ya basta de las listas de “deberes” sobre nuestra vida sexual y reproductiva. Tampoco garantiza el hecho de llegar a la meta o “alcanzar orgasmos”, lo que si procura es que en tus próximos encuentros sexuales puedas disfrutar un poco más, y sobre todo divertirte con tu pareja.

N°1. Infórmate y aprende todo lo que puedas y quieras sobre la sexualidad.

Una historia o más bien realidad que se repite a lo largo de los años sobre la sexualidad y las relaciones sexuales,  es que existe poca o escaza información al respecto, lo más común es escuchar a la gente decir, que en su casa, colegio, o familia poco o nada les contaron al respecto.

Definitivamente mucho de cierto tiene la queja, es por ello que te invito a ubicar fuentes científicas, profesionales y calificadas en la materia ( esto descarta a l@s mejores amigos que saben todo sobre la sexualidad, la pareja súper experimentada, o los herman@s/prim@s mayores de la lista). Por ejemplo, desde literatura dedicada a la materia, internet, especialistas que no necesariamente suponen eternos procesos psicoterapéuticos, programas en diferentes medios de comunicación dedicados a informar y educar sobre sexualidad, etc.

Otro aspecto importante para destacar, es que no importa la edad cuando queremos aprender un poco más sobre sexualidad; ya que el hecho de manejar información sexual adecuada nos permite estar seguros, cómodos y enfocados en disfrutar lo que sucede en el mismo instante de la relación sexual; de esta manera cambiamos radicalmente el escenario en el cual experimenta la mayoría de las personas los encuentros sexuales; desde la ansiedad, y la angustia con la cabeza llena de dudas, antes, durante y después… y esto tal como se lo imaginan nada tiene de placentero.

N°2. Mantenerte san@ y saludable es la clave para disfrutar los encuentros eróticos.

Si cada uno dentro de la pareja se ocupa de mantener una adecuada  salud sexual y reproductiva el trabajo resulta más fácil de lo que piensas; por ejemplo si ambos están conscientes de la necesidad de postergar los embarazos, resultará más sencillo negociar el método anticonceptivo idóneo para la pareja, evitando las incomodas conversaciones o discusiones al respecto especialmente durante en el acto sexual, que es cuando recordamos justamente que debemos hablar de esto…

Además, si cada uno conoce el riesgo de infecciones que existe asociado a las diferentes prácticas sexuales, seguro la presencia del preservativo dejará de ser mal vista, y criticada, lo que deja espacio para erotizarlo y usarlo en el mejor de los sentidos como un juguete sexual que ofrece placer además de protección.

N°3. Olvídate de los números, estadísticas, trastornos, y mucho menos te obsesiones con alcanzar un orgasmo en cada encuentro sexual.

Pasarla bien tendría que se la META de las relaciones sexuales, y disfrutar con esa persona especial para ti las sensaciones percibidas a través de tus cinco sentidos.

Si te concentras en las medidas que “debería” tener tu pene, el tiempo que “deberías” mantener la erección, en el caso de los hombres… y por su lado las mujeres pensando en el tiempo que tardan para lubricar, las molestias que sienten durante la penetración, y la ausencia de orgasmos que han experimentado a lo largo de los años, definitivamente nada bueno, saludable, mucho menos placentero puede venir…

Por eso, los invito a dejar fuera del espacio donde se encuentren desarrollando su repertorio sexual (la cama, la mesa, silla, patio, baño, carro, etc..) los prejuicios, preocupaciones, temores, y dudas… Si concentran sus cincos sentidos en los estímulos que están recibiendo de parte de su pareja (hablo en plural porque cada uno debe aportar algo al otro), los olores, caricias, miradas, el sabor que perciben, y los sonidos que aparecen durante el encuentro sexual, seguramente las sensaciones se tornaran agradables, y este ambiente si permite crear e inventar más en beneficio del placer; y por ende al cabo de un rato, si no obtuvieron el preciado orgasmo (que no tiene porque aparecer en todos y cada de los encuentros sexuales) les quedará la satisfacción, el bienestar, confort y seguramente el cansancio producto del momento intimo del cual fueron protagonistas; generando además todo esto en la mayoría de las parejas mayor nivel de conexión emocional; y para aquellos a los cuales les importa esto resulta una gratificación más que suficiente luego de tanto “empeño”.

N°4. Amplia tu repertorio sensual y sexual.


Siempre hay una nueva propuesta, juguete, posición, técnica o consejo sensual y sexual; sobre todo si recordamos que la mayoría de las parejas creen que todo encuentro íntimo es igual a coito, y favorablemente nada está más lejos de la realidad.

Hay quien cree (producto de una mala educación sexual), que si no existe el coito durante la sesión erótica, la relación fue incompleta, insatisfactoria o inadecuada; sin embargo, las parejas que han conseguido librarse de este mito finalmente se permitieron otras formas de contacto sexual que también, e inclusive; muchas veces resultan más efectivas para el placer que el famoso coito vaginal, y específicamente la posición del misionero (hombre encima de la mujer), la cual resulta el escenario más complicado para la mayoría de las mujeres que necesitan de un roce en su clítoris para alcanzar el orgasmo que esta fulana posición.

Entonces, si nos interesa lo que tiene que ver sobre el placer sexual, tenemos que revisar bibliografía, apoyarnos de películas con contenido sexual explicito (para quien le agrade), asistir a talleres y asesorías dirigidas al tema, para aprender y conocer otras alternativas de disfrute que tenemos a la mano como pudieran ser la masturbación en solitario, o compartida, sexo oral, sexo anal, masajes eróticos, tantra, y una amplísima gama de juguetes sexuales, entre otras.

N°5. Acepta que el Sexo hollywoodense nada tiene de real, divertido ni placentero.


Aparentmente tod@s aspiramos vernos y sentirnos como rezan las películas románticas  (en el caso de las mujeres) o las de contenido sexualmente explicito (en el caso de los hombres). Sin embargo, la realidad resulta completamente diferente, favorablemente para todos.

Nuestros cuerpos, tienen formas y tallas en su mayoría diferentes a los rigurosos estándares de belleza; las pautas sensuales y sexuales bastante tienen de torpe, y en la mayoría de los casos luego de varios ensayos y muchos errores finalmente logramos hacer exactamente aquellos que queremos.

Pero esa es la vida, esa es la realidad por eso no “debemos” sentirnos avergonzados, o humillados, por nuestros cuerpos, la ejecución o desempeño. Cada detalle que deseamos modificar puede ser cambiado, ajustado o enmascarado; aprendamos a destacar otras zonas del cuerpo con las cuales nos sentimos más confiados, y entonces las destacamos en nuestros sexuales. Así mismo, los invito a dejar de un lado sentimientos de fracaso o frustración si no alcanzamos las metas sexuales; porque eso lo único que significa es que hay que seguir practicando, una y otra vez, hasta conseguirlas, sin presiones o apuros, solo disfrutando cada sesión de práctica,  y definitivamente esta si resulta una alternativa divertida de aprendizaje, ejercicio y crecimiento personal.

martes, 25 de septiembre de 2012

Renovar el amor en el matrimonio

 La vida en pareja sufre a lo largo del tiempo gran cantidad de altibajos, junto con eso la rutina y el cansancio pueden ir agotando la relación entre ambos miembros, tal es así que a veces necesita que le echamos un poco de agua para que como la primavera reviva de nuevo.

Suele pasar que cuando la pareja decide comprometerse y vivir una vida juntos, se les olvida aquel tiempo de noviazgo en donde ambos disfrutaban. Todo era más fácil por ser una etapa de mayor enamoramiento y romanticismo. Con el tiempo cuando se llega al matrimonio: se funda un hogar, se tienen hijos, etc. El galanteo y la seducción se van perdiendo como si eso no se pudiera seguir realizando, y todo se inunda de negatividad, e incluso a veces los conflictos entre ellos se esconde en los hijos.

Si es cierto que todo no puede volver a ser como antes, porque las etapas de la vida requieren vivir su momento, pero eso no significa que no volvamos a redescubrir el amor. Por tanto, ¿Por qué no dejamos de añorar esas cosas propias del día de San Valentín y nos ponernos manos a la obra para acrecentar el amor en la pareja?

Pues bien una manera para contextualizar todo esto es hacer un proyecto de marketing, así lo recomiendan dos autores que aplican las estrategias del mercado a la relación de pareja (David Suriol y Miguel Janer).

La base fundamental de este proyecto es que ambos se comprometan y acuerden en realizarlo, esto va requerir un importante esfuerzo por ambas partes. Pues el amor no es solo un sentimiento, es una actitud. Solo basar la relación de pareja en lo sentimental no es suficiente. Además hay que poner inteligencia y voluntad. Digamos que para regalar un ramo de rosas hay que pensar como regalarlo.

Así que empecemos a plantearnos este análisis que denominamos: DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades).

1. Debilidades. Entendidas como aspectos que sabemos que son frágiles en mi relación de pareja. Así por ejemplo: Si yo que cuando llego a casa cansado/a no me gusta que nada mas abrir la puerta me comenten problemas, voy a decirlo para no hacer de esa entrada en el hogar solo un lugar en donde den cabida los problemas.
2. Amenazas. Son aquellos factores que precipitan que haya una mayor inestabilidad en la pareja. Así por ejemplo, si cuando hay algún tema dentro de la pareja que no me gusta tratar y yo lo esquivo continuamente; puede producir la sensación de no prestar atención a algo que es importante para la relación de pareja. Con lo cual podríamos acordar que determinados temas que nos agobian en lo que respecta a la pareja podemos plantearlos de forma abierta, en un momento concreto y después no volverlo a tocar una vez resuelto.

3. Fortalezas. Son aquellos aspectos que ambos sabemos que benefician a nuestra relación. Así por ejemplo: tanto a mi marido o a mi mujer o viceversa nos gusta hacer una actividad juntos y es lo que echamos de menos. Podríamos dedicarnos a recuperar eso que antes nos gustaba tanto.
4. Oportunidades. Son aquellos momentos que a veces se nos presentan y podemos servirnos de ellos para ver como va nuestra relación. Pues a veces dentro de mi relación de pareja considero que se me presentan ciertos momentos que desaprovecho. Así por ejemplo: cuando tenemos un rato juntos sin que estén nuestros hijos, u otras personas podemos charlar de nosotros, de lo que afecta a nuestra pareja en términos positivos.
Todo esto mantenido en tiempo, junto con sorpresas o momentos extraordinarios que podamos aprovechar es lo que enriquece la relación de pareja.
Así podrían elaborar cada uno individualmente una lista de cosas que le guste bien a tu marido o a tu mujer. No suponiendo nada, sino hacer memoria de las cosas que al otro le han agradado en otras ocasiones. Tu marido o mujer no tiene que ver esta lista en ningún momento. Se trata de hacer una lista con cosas sencillas, que una vez a la semana podéis ir haciendo, siempre de manera que el otro no pueda anticipar la sorpresa.

Porque en el sexo también se juega…

Lo primero que quiero traer para reflexión es que si queremos divertirnos, y jugar como nunca en el sexo debemos aprender a ser lo suficientemente  maduros para dejar atrás el desconocimiento, la vergüenza, y el temor en relación a los temas sexuales. Entonces, primero lo primero, infórmate y saca de tu cabeza esas dudas que se apoderan de tu atención durante el acto sexual saboteando tu placer.

Luego de resolver las dudas e incertidumbre sobre la materia, debemos pasar al siguiente nivel, que consiste en imaginar o fantasear en términos sexuales. Se ha demostrado que aquellas personas que mas piensan, sueñan o fantasean con temas sexuales o eróticos, mantienen un mayor nivel de deseo sexual.

Bien sea que estemos solter@s o en pareja, luego de permitirnos producir ideas eróticas, lo ideal sería poder compartirlas con la pareja, y aprovechar todo este contenido para variar el guion sexual y poder alternar, probar y reinventar los encuentros eróticos.

Al respecto existen una amplia gama de aliados, herramientas o juguetes sexuales que han sido diseñados y probados para garantizar infinidad de sensaciones placenteras, en cualquier rincón del cuerpo humano.

Por supuesto, respeto las diferencias y resistencias que puedan mantener cierto grupo de personas hacia estos enseres. Sin embargo, los invito a poner a prueba sus ideas, suposiciones y prejuicios, investigar si efectivamente responden a la realidad, o más bien forman parte de las distorsiones populares que mantenemos sobre el tema del placer sexual.

Muchos han sido los comentarios y descalificaciones que hasta hoy he podido escuchar sobre el uso y disfrute de los juguetes sexuales; por ejemplo si las personas que los usan pueden estar insatisfechas sexualmente, que se trate de adictos sexuales, o inclusive que lleguen afectar la anatomía o fisiología de nuestros genitales; y nada más lejos de la realidad.

En relación a los beneficios sexuales que pueden derivarse del uso de los juguetes eróticos, les cuento que puede resultar una adecuada forma de entrenar y conocer nuestro cuerpo. Cuando se usan en privado, podemos crear un espacio cómodo, confidencial y seguro para ir probando y testeando las sensaciones, zonas de mayor placer y hasta reconocer las prácticas sexuales que no nos resultan divertidas o simplemente nos generan rechazo.

En el caso del sexo anal, pudiera resultar bastante conveniente el entrenamiento del esfínter a través de la estimulación progresiva con dilatadores y estimuladores anales; los cuales a diferencia del pene poseen una forma más amigable y cómoda para lograr la dilatación del esfínter sin lastimar, y finalmente alcanzar la penetración.

También, aquellas mujeres que bien no saben cómo controlar a voluntad los músculos de su vagina, o aquellas que se quejan porque sus orgasmos no terminan de aparecer, las invito a probar y explorar sus zonas erógenas con el juguete sexual de su preferencia. Tanto si la forma les resulta excitante, o bien las vibraciones, movimientos y texturas que ofrece el juguete les llama su atención, las sensaciones que son capaces de alcanzar de la mano de estos aliados son diferentes a las obtenidas bien sea con la mano, o el genital de su pareja (sin ánimos de descalificar).

Entonces, una vez que la mujer reconoce que su cuerpo está en la capacidad de sentir tan variadas sensaciones de placer, o es capaz de alcanzar dilataciones jamás alcanzadas, puede estar más segura y dispuesta a la hora del encuentro sexual en pareja. Además, recuerden la invitación que siempre les hago es utilizar para el beneficio mutuo los resultados o descubrimientos que tengan en las sesiones en solitario.

En el caso de los hombres, existen buenas y variadas alternativas para estimular por ejemplo el famoso y polémico punto g masculino. Al respecto, lo primero que quiero dejar claro es que se debe respetar el gusto y preferencia que algunos hombres han experimentado cuando estimularon esta zona; porque nada tiene que ver con homosexualidad encubierta. Primero están rozando una zona colmada de terminaciones nerviosas; segundo la estimulación es ofrecida o bien por ellos mismos o de parte de la pareja (en el caso de ser una mujer, se trata entonces de una relación heterosexual); tercero y más importante no podemos seguir encasillando las prácticas sexuales anales como signo indiscutible de homosexualidad.

Cuando deseen comenzar a introducir juguetes y aliados eróticos a las relaciones sexuales en pareja sería bueno comenzar conversando “en genérico” con la pareja sobre sus ideas, opiniones, y fantasías en relación a estos juguetes. Luego se pueden comenzar a probar aquellos que se han diseñado para el disfrute en pareja. Resulta más conveniente ofrecer a ambos sensaciones placenteras que permitan maximizar la experiencia sexual de los dos, en vez de ofrecer un espectáculo egoísta en el cual uno de los miembros de la pareja disfruta plenamente y de la mano del juguete frente a la pareja; a menos que obviamente esto haya sido solicitado por el observador.

Pueden comenzar a aproximarse a la amplia gama de juguetes que existen disponibles, quizás en tiendas virtuales, o bien  a través de libros o revistas dedicadas al tema. Posteriormente, cuando estemos más claros de lo que queremos podemos visitar las sex shop, en pareja o cada uno por su lado.

Así mismo, aunque la mayoría de las personas cuando se menciona la palabra juguete sexual piensa de inmediato en gigantes consoladores, o vibradores avasallantes, generalmente de color negro… la realidad es que podemos conseguir desde curiosos y simpáticos artefactos de tamaños variados, en una amplia gama de colores, con millones de funciones y botones disponibles.

Además, existe una infinidad de alternativas desde los más sutiles como cremas, aceites, sustancias afrodisíacas comestibles, y miles de juguetes para uso externo, hasta los más osados e imponentes destinados a la penetración. Sin embargo, a fin de cuenta nadie te puede obligar a comprar nada que tú no quieras; uno elige cual se lleva y que uso le da en su propio cuerpo o en el cuerpo de la pareja.

Finalmente, cuando amanezcan de ánimo y visiten alguna tienda para la compra de aliados sexuales, por favor miren y lean bien que están comprando… mucho cuidado con seleccionar rápido y corriendo (pensando que el vendedor o cualquier otro cliente, los va a reconocer) juguetes sexuales  que nada tiene que ver con lo que buscaban o deseaban probar.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Varía el guion sexual a la hora del Coito…

La Penetración bien pudiera ser la práctica sexual más frecuente entre las parejas, sin embargo no necesariamente la más divertida y/o satisfactoria. Ya que si bien la mayoría de las personas hemos aprendido que a través de la penetración consumamos la relación sexual, la forma y el ritmo empleados generalmente terminan siendo el mismo, específicamente en nuestra cultura latina el “adentro-afuera” pareciera la única pauta reconocida. 


Entonces para aquellas parejas que desean continuar disfrutando durante la penetración, las invito a revisar y poner en práctica algunos o todos los consejos que les resumo a continuación:

-Practiquen la penetración en cámara lenta. Esto además de colaborar para que la penetración resulte menos traumática en el caso de las parejas que sufren tratando de acoplar los genitales, les permite focalizar y distinguir las múltiples y variadas sensaciones que experimentan los genitales producto del roce pausado entre los genitales. Cada quien puede ubicar la posición sexual que mejor les permita realizar el movimiento, sin embargo se sugiere la chica debajo y el varón sujetando el cuerpo del pene con su mano para mayor control.


-Juego del 3-1: si buscan bibliografía dedicada a posiciones sexuales y penetración encontraran distintas combinaciones de numeración; sin embargo la idea central consiste en alternar 3 penetraciones superficiales seguidas de 1 penetración profunda. Esta serie la pueden repetir, variar y ajustar según el gusto de los miembros de la pareja hasta que logren alcanzar el clímax. 


-Siguiendo el sentido de las agujas del reloj: una vez que hayan logrado acoplar los genitales, el pene puede sustituir el movimiento adentro-afuera por movimientos circulares dentro de la vagina. También la chica puede ser quien lleve la batuta del movimiento, y una vez que se sienta cómoda con el nivel de penetración alcanzado puede mover sus caderas en círculos, generando un masaje distinto al cuerpo del pene.

-La famosa (y sobrevalorada) Cangrejera: siempre que converso con chicas en las despedidas de solteras les comento que TODAS las mujeres estamos en la capacidad  de ofrecer este masaje a la pareja, siempre y cuando trabajemos y aprendamos a controlar a voluntad (como debería ser…) los músculos de nuestras vaginas. Entonces, una vez se aprende y se practica (de manera suficiente) la chica puede ofrecer  “apretones” voluntarios al pene de su pareja, mientras este solo se dedica a disfrutar y trata de mantenerse dentro de la vagina. Quizás al principio la sensación no sea muy contundente, pero en la medida que la chica controla su músculo pubocoxígeo, pudiera generar un masaje tan intenso como placentero, que pudiera llegar inclusive a expulsar el pene de la vagina (…y este es el secreto de la famosa chica y el hielo).



-Repite tu posición sexual favorita…. En el chinchorro: Si todavía no lo han leído deben buscar en las librerías el fabuloso libro llamado Chinchorrosutra de Carlos Vicente Torrealba. Porque tal como relata el autor en su obra: “si usted no tiene un chinchorro, entonces no ha experimentado el verdadero placer del amor”. 


-Al ritmo de la música: la chica se coloca arriba y una vez hayan completado la penetración profunda mueve la pelvis al ritmo de una canción o melodía que seleccionen (debería existir una aplicación en el ipod para programar la sesión erótica, como la que existe para hacer ejercicio…). Deben tener mucho cuidado de mantener el pene dentro de vagina, ya que si sale de forma brusca pudieran resultar lastimados.

-Narra lo que está  por suceder: para aquellas personas que disfrutan las conversaciones sexualmente explicitas, puede resultar un  estimulo erótico potente describir con bastante detalle la penetración que quisiera alcanzar.  Esta conversación puede hacerse justo antes de llevar a cabo la penetración, o también a lo largo del día se puede intercambiar información sobre qué cosas, y como va a suceder el encuentro erótico horas más tarde. 


-Dedicados al punto g: cuando la penetración tiene como fin rozar o estimular el punto g deben concentrar el ejercicio en aquellas posiciones que permitan penetrar la vagina desde la retaguardia. Es decir, si ustedes ubican los juguetes sexuales dedicados a estimular el famoso punto todos tienen una particular curva pronunciada en la punta, que es a fin de cuenta la que permite rozar la zona. Luego cuando lo comparan con la forma del pene, entienden porque es tan complicado conseguirlo, ya que la anatomía del pene es más bien recta, o de curva poco pronunciada. Entonces, lo intención con la penetración posterior dirigida a la vagina sería rozar con el glande justamente la pared frontal de la vagina.


-Agrega textura y centímetros a tu pene: cambiar la anatomía del pene de manera temporal y con intenciones juguetonas puede resultar una sencilla tarea, si emplean condones  con texturas que ofrecen desde estrías hasta pequeñas circunferencias que recorren todo el cuerpo del pene y brindan caricias y sensaciones novedosas a las paredes de la vagina. También pueden emplear los lubricantes con temperaturas, bien sea con frio o calor se puede variar la actividad penetrativa obteniendo muy buenos resultados. 


Finalmente y ya ubicados en las sex-shops se pueden ubicar peculiares fundas para el pene que agregan unos centímetros justo en la zona del glande, además de ofrecer la protección de barrera para evitar la transmisión de infecciones y/o embarazos no deseados.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Guía práctica para disfrutar el Sexo Casual…

El sexo casual concebido como los encuentros sexuales sin compromisos, a veces con extraños, o con personas que recién acabas de conocer; donde lo único que prevalece es la atracción física, y las ganas de pasarla bien en términos erótico con otra persona… Para much@s quizás represente la formula soñada (buena, bonita y barata hasta en términos emocionales) para mantenerse activ@ sexualmente.

Obviamente, suena a sexo del primer mundo, nada que ver con las exigencias regionales para concretar una relación sexual; donde aparentemente es mejor (visto) y más aceptado cortejar, invertir buena cantidad de dinero y tiempo en salidas no eróticas, e inclusive haber asistido a varios eventos familiares relevantes para gozar del “permiso” de ir a la cama; y esto no es solo capricho femenino, conozco a más de un hombre que exige a sus parejas todo este protocolo para avanzar en términos eróticos.

Por supuesto, el que me conoce sabe que al respecto solo debo decir, que ambos formatos están perfectamente bien; siempre y cuando los protagonistas estén en sintonía  del “para qué de la relación sexual”.

Ahora bien, lejos de juzgar a los que disfrutan de las experiencias de sexo casual, quisiera dejarles algunas sugerencias que resultan importantes considerar en todas y cada unas de las oportunidades cuando dejes en manos de un/a extrañ@ tu integridad física, emocional y sexual:

-El atractivo físico o supuestas habilidades eróticas no garantizan salud: durante los encuentros sexuales casuales siempre debe existir protección anticonceptiva, ya que el fin de la relación sexual se entiende como recreativo o placentero. Supongo, ninguno de los involucrados pretende conservar vínculos tan estrechos como pudieran ser los hijos, o algún tipo de infección con esta persona a quien recién conocen.

El asunto del uso del preservativo debe ser imperativo para ambos, a las mujeres les sugiero dejar la actitud ingenua de esperar que el otro los traiga, o sea el hombre quién compre los condones. Resulta preferible disponer de algunos que resulten de tu preferencia, y además que si ustedes son quienes los compran y conservan están seguras que no salen de una “guantera, el bolsillo del pantalón, la cartera, o tiene cualquier cantidad de tiempo vencido”.

Del mismo modo, vale la pena incentivar que ambos (todo el mundo) practiquen la adecuada colocación del preservativo antes de involucrarse en los encuentros sexuales casuales; esto garantiza un manejo mucho más experto de la situación,  y les permite ahorrar tiempo, sobre todo en aquellas situaciones donde además de casual es “rapidito”.

Y en caso de fallas o accidentes, como por ejemplo que el preservativo se rompa, o porque  decidieron no usarlo recuerden que tienen la opción de la anticoncepción de emergencia, para evitar embarazos no deseados o no planificados, y la consulta médica para chequear el estatus serológico.

-Mantén al tanto de tus movimientos alguna persona de tu entera confianza: una vez que se concrete la invitación a un espacio más privado, debes comunicar a ese mejor amig@ dónde vas a estar; también puedes negociar que se mantenga pendiente vía telefónica en caso de cualquier emergencia, entre otras medidas de seguridad que consideres pertinentes para disfrutar y no estar preocupad@ durante el encuentro sexual.

-Sitios neutros, cómodos y seguros: si deseas compartir sexualmente con un extraño (así sea el amigo de mi amiga, se considera un extraño) lo mejor sería confiar en las alternativas de los hoteles, por la privacidad, seguridad y confort que ofrecen. Las casas de cada uno, pudieran resultar una alternativa pero lo mínimo sería que conozcas la zona hacia donde te diriges, y no dejes el control absoluto de la situación en las manos del otro.

-Si no tienes vehículo propio, lleva dinero para el taxi: bien sea porque luego del encuentro sexual no quieres volver a ver la cara de la persona, o si se presentó alguna discusión siempre debes tener disponible y a la mano, bien sea dinero y algún contacto telefónico de servicios de taxi para salir de donde sea que te encuentres; o mantener a tu mejor amig@ en standby para que pueda buscarte, y devolverte segur@ a casa.

-Evita los enganches afectivos: la base y núcleo de los encuentros sexuales casuales es el deseo sexual, la atracción física y las ganas compartidas de pasarla bien, por eso ambos deberían estar claros que los afectos no son necesarios para lograr el intercambio. Por eso, una vez que sientas que tus emociones hayan cambiado, o que tus expectativas en relación a esta persona involucren amor, romance, compromiso y mayor intimidad debes comunicarlo de inmediato a esta persona para que puedan negociar y estructurar los posibles encuentros sexuales futuros.

Finalmente, en el caso de que aparezcan las facturas emocionales del día después, tales como sentimientos de vergüenza, resentimiento, culpa, etc; lo mejor sería revisarlos con alguien de confianza, o bien de la mano de un especialista que te permita organizar la experiencia, y ponderar el impacto de estas experiencias en tu autoconcepto y autoestima.

viernes, 21 de septiembre de 2012

En las mujeres el punto de mayor placer es… ¿el punto G?

Una de las características mas peculiares de los seres humanos en relación a la sexualidad, es que así no sepamos disfrutar lo poco que sabemos o conocemos, siempre queremos más, y mas y mas... supongo porque creemos en la formula que reza que “más es igual a mejor”.

Y la búsqueda de placer asociada a la estimulación del Punto G parece ser uno de los mejores ejemplos. Bien sea que se enteren de su existencia por alguna lectura dedicada, o bien por el comentario de alguien cercano; de inmediato que se reconoce su existencia, la envidia del Punto G se instala en la persona y se mantiene por un periodo de tiempo prolongado frustrando y amilanando el autoestima sexual de much@s.

Lo primero que deseo dejar claro, es que puede suceder que te concentres en ubicar el Punto G y no resulte la maravilla que te habían contado “debía ser”; también puede pasar que lo busques, efectivamente lo consigas y experimentes mayores sensaciones de placer. Pero también es completamente normal que por más que busques no termines de dar con el fulano punto; porque en definitiva cada cuerpo siente y reacciona de manera diferente, y quizás en tu caso particular las zonas erógenas se ubican en otras latitudes. Por ello la invitación, es seguir probando y no frustrarse en el intento.

Entonces, para aquell@s que se animaron a explorar esta zona de placer, les dejo algunas consideraciones y consejos prácticos que deben tomar en cuenta siempre que deseen probar y curiosear con el Punto G femenino:

1. Aquellas mujeres que nunca se han visto o tocado su genital, la sugerencia es comenzar justamente por allí; de manera relajada, cómoda, sin mayores pretensiones que conocer y percibir todos los atributos de la zona. Luego que revisamos y quizás hemos disfrutado de la exploración; podemos jugar y centrar la atención en áreas especificas del genital femenino, como por ejemplo el Punto G.

2. Dice la teoría (que reconoce la existencia del Punto G) que esta zona no es más que la concentración de las raíces profundas del clítoris, y por ello resulta vulnerable al placer. Entonces, si esto es así cuando se quiera ubicar el Punto G, debemos intentar tocar o rozar justamente la cara frontal de la vagina, aproximadamente en la zona que se ubica paralela al clítoris.

3. Para lograr un roce mucho más sentido con dedos, debemos introducirlos en vagina simulando la forma de gancho, cuidando el largo de las uñas, y el uso de anillos y demás accesorios; y comenzar a rozar justamente con la punta de los dedos la zona anteriormente mencionada.

4. También podemos explorar y estimular el Punto G con infinidad de juguetes sexuales especialmente diseñados para esta tarea, los cuales se reconocen fácilmente porque tienen "bien" doblada la punta. Estos se pueden ubicar con vibración, o sin ella y la elección queda a gusto de la consumidora.

5. Cuando la fantasía o preferencia sexual consiste en ubicar y estimular el Punto G con el pene de la pareja les debo comentar que resulta de las alternativas más complicadas, pero NO imposible. Porque, como les comentaba anteriormente necesitamos o bien la punta doblada del juguete, o los dedos en forma de gancho para lograr estimular la zona, y favorablemente la anatomía de los penes dista bastante de esta forma.

Sin embargo, pueden intentar probar con el ángulo de penetración que se obtiene con las penetraciones posteriores en vagina, es decir aquellas cuando la pareja se coloca por detrás y penetra en vagina; por ejemplo, con las posiciones en 4, la carretilla, etc. Ya que de esta forma el pene cuando penetra logra rozar justamente la pared frontal, y con suerte de manera intencionada la zona del Punto G.

Finalmente, les recuerdo que la obtención de placer sexual derivada de la estimulación del Punto G no necesariamente nos convierte en mejores amantes, de hecho si ya disfrutan y obtienen orgasmos en otras zonas distantes a este punto, pues sigan disfrutando (no todo el mundo goza de ese beneficio). Ahora bien, si desean ampliar su repertorio sexual y explorar todas las zonas disponibles “teóricamente” para el placer, perfecto; siempre y cuando mantengan una actitud relajada, juguetona y creativa les aseguro que el simple intento redundará en beneficios sexuales y sentimentales inmediatos para la pareja.

Si desean seguir en sintonía y aprender un poco más sobre la sexualidad, pueden aprovechar también otros espacios de educación sexual: Sexopolis programa de tv transmitido por Canal i, Las Pamela Chu programa radial transmitido por la emisora HOT 94.1FM, y las Reuniones de Sexo con 5 ideales para compartir acerca de la información sexual en las despedidas de solteras.

Los diez mandamientos del matrimonio

El matrimonio es un compromiso que se adquiere para ser cumplido a cabalidad entre los esposos. He aquí los mandamientos que todo cónyuge debe cumplir.

1. Amarás en sus cuatro dimensiones. Dimensión afectiva, espiritual, social y sexual.

2. Respetarás a tu cónyuge. El respeto se pierde por: la palabra, el silencio (silencios que matan), los gestos (cuando se llega a gestos violentos, se acaba el matrimonio).

3. Te comunicarás con tu cónyuge. Saber escuchar y hablar. No es mera charla, sino sacar todo lo que hay en el interior.

4. Te desvivirás en detalles para tu cónyuge. Esa flor, ese gesto, esa palabra que sabes que le gusta.

5. Cultivarás el sentido del humor. La vida no es una comedia, pero tampoco una tragedia. Es un drama, con cosas buenas y malas.

6. Regalarás a tu cónyuge un día de paseo al mes, los dos solos, sin los hijos.

7. Vivirás el matrimonio no como una meta, sino como un camino. Si lo consideras una meta es como decir “ya llegué”, entonces ya todo terminó, me canso, me aburro, me apoltrono.

8. No sacarás los agravios, defectos y fallos a cada rato. Lo pasado, pisado.

9. Sabrás perdonar, incluso la infidelidad.

10. Confiarás en tu cónyuge. Los celos matan el matrimonio.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Los errores sexuales más comunes...

Quizás esta lista puede ser más extensa de lo que puedo escribir en esta oportunidad, pero les voy a resumir

algunos de los errores sexuales y reproductivos más comunes y “peligrosos” para el sano desarrollo de nuestra sexualidad. Todos estos ejemplos tomados de casos reales, porque en el terreno de las relaciones sexuales la realidad (casi siempre) supera la ficción:

En lo Sexual:

-El hombre “debe ser” un experto amante sexual, y la mujer “debe ser” lo más ignorante en la materia: más allá de lo injusto que resulte para cada quien ajustarse a las expectativas de género, esta unión a la hora del intercambio sexual termina generalmente desencadenando una escena caótica, y alejada del placer de ambos. Bien sea porque el hombre debe poner cara de sabelotodo en la cama, así dude cada instante del encuentro; tanto como si la mujer tiene que mostrarse más casta, pura y “estrecha” de lo que había comentado que era... Cada vez que tengamos la “necesidad” de actuar un papel que genuinamente no nos corresponde, nuestra atención y dedicación durante el acto sexual se va a centrar es en cumplir con esa meta; y como resultado tendremos una pareja exhausta debido al sobre funcionamiento psíquico y físico para aparentar algo que no es..., frustrada porque dedicaron sus esfuerzos a las acciones equivocadas, y doblemente mentirosa porque al final cada uno le dirá al otro que “logró orgasmos y picos de placer jamas alcanzados”; cuando de eso nada.
-Probar todas las posiciones del Kamasutra, o cuanto libro y/o revista llegue a sus manos; no es garantía de mayor placer sexual: De hecho resulta ser que para muchas personas repetir y disfrutar el esquema sexual que les resulta conocido, cómodo y sin tantos periplos trae consigo muchos más orgasmos y disfrute sexual, en comparación con los encuentros donde están repitiendo al pie de la letra la sugerencia de algún experto sexual... El razonamiento es básico y simple, cuando yo me muevo y pruebo hasta donde mi cuerpo se siente seguro y confiado aumento la disposición a sentir y gozar cada momento; en cambio cuando estoy probando con movidas y consejos que me parecen peligrosos hasta para mi integridad física, y además debo poner cara de “estar sobrado” (y volvemos a lo anterior) la angustia, temor e incertidumbre se apoderan de mi sistema nervioso central y de las reacciones a nivel genital específicamente.

-Uno solo no basta: ya sea que se trate de los varones que se empeñan en llevar al limite sus capacidades físicas cuando se exigen más de un coito por encuentro sexual, aunque su organismo no se encuentre ni siquiera en condiciones mucho menos tenga el deseo de cumplir con esta laboriosa tarea; o en el caso de las mujeres que alcanzan un orgasmo, y en vez de agradecer a la vida por lo ocurrido, se hostigan buscando los siguientes... tenemos que aprender valorar cada experiencia y sensación de goce obtenida durante todo el encuentro sexual, incluidas aquellas que nada tiene que ver con la penetración.

Justamente cuando nos detenemos a reconocer todas las sensaciones que somos capaces de sentir con cada beso, caricia, o gesto de parte de la pareja o producto de nuestras acciones; entendemos que el acto sexual no se circunscribe al coito y los genitales. Además, es por ello que cuando sentimos placer a nivel coital lo valoramos mucho más porque sabemos que no tiene porque aparecer siempre en todos los encuentros sexuales; y también tenemos la certeza que eso fue solo uno (pero suficiente) de las muchas otras maneras que tenemos disponibles para el disfrute.

-La experiencia sexual previa garantiza el éxito con la nueva pareja: quizás aquel o aquella que sienta una cuota moderada de temor frente a este nuevo cuerpo; y que en función de la duda se atreva a preguntar y vaya estimulando temeroso pero curioso el cuerpo del otro...justamente resulta un mejor amante en comparación con el que se aproxima al acto sexual “muy” seguro de si mismo, de sus antecedentes y del manejo experto del par de movidas que aprendió de cualquier literatura dedicada al tema.

De nuevo la justificación es clara y sencilla, la actitud del primero evidencia la necesidad (o gusto) de agradar al otro, y hacerlo sentir bien considerando su cuerpo como lo que es, un universo único e irrepetible distinto al resto de cuerpo con los cuales se haya topado (o haya escuchado hablar). En cambio el segundo personaje muy seguramente tratará de recrear en cada encuentro sexual su monologo sexual en el cual exhibe un guión centrado en sus necesidades, gusto y preferencias, donde solo él o ella puede quedar satisfecho, pleno o complacido por su show.

-Cuidado con las profecías autocumplidas: especialmente los varones cuando se “equivocan” o las cosas no resultan como ellos deseaban (así las expectativas hayan sido irreales) tienden a criticarse demasiado, llegando inclusive a lastimar su autoconcepto. Lo peor es que el castigo auto inflingido no queda ahí, sino, que posteriormente en cada encuentro sexual seguramente espera repetir el mismo desastre y caos que manifestó anteriormente, y que quizás nada tiene que ver con razones personales; sino más bien producto de múltiples variables del contexto, estimulación, etc.

Por ello lo importante y que debemos siempre recordar es que el desempeño sexual es como cualquier otro aspecto de nuestro organismos sensible a los cambios del entorno personal o externo. Así como existen días que tenemos mejor rendimiento en el trabajo, o los estudios del mismo modo se pueden tener días buenos y otros no tanto en cuanto al deseo sexual, calidad de la erección, tiempo de eyaculación, cantidad de orgasmos obtenidos, etc, y esto no necesariamente tiene que convertirse en la norma.

En lo reproductivo:


-Historias, rumores y cuentos de camino solo garantizan el riesgo de embarazos: a menos que tu pareja o mejor amig@ sean especialistas en el área de la medicina, no tienes porque creer y mucho menos seguir los consejos y sugerencias al pie de la letra; sobre todo porque después no vas a resolver nada cuando vayas y le reclames “yo te hice caso, es tu culpa...”

Estamos bastante mal acostumbrados a resolver nuestras incertidumbres sexuales y reproductivas con cualquier persona, a la cual ni siquiera le preguntamos de donde obtuvo la información que suministra.

Entonces, si efectivamente no estamos buscando estrenarnos como padres,o aumentar la cantidad de herederos lo mejor sería buscar asesoramiento médico y tratar de cumplir con las indicaciones que nos sugieren, ahora sí de manera exacta.

-Debemos revisar que hacemos, y cómo lo hacemos cuando paso más tiempo preocupad@ por lo qué paso; más que emocionad@ porque paso...: Muchas personas se acostumbran al esquema de vida donde disfrutan un día y sufren o padecen los 29 siguientes; y esto en definitiva no resulta grato, placentero o sano.

Inclusive para aquellas mujeres y hombres que se rompen la cabeza explicando y justificando cada detalle del encuentro sexual para disminuir los posibles riesgos de embarazos, en el fondo saben que no existe certeza de no haber quedados embarazad@s o infectad@s cuando no controlamos de manera segura y efectiva los riesgos. Por ejemplo prohibido mantenerse reptiendo como loros comentarios tales como: “Solo fue un roce de su pene (después de eyaular) en mi clitoris, lo juro...”; “yo estoy segur@, que solo fue la cabeza del pene”; “es que él eyaculo poco”..., etc, etc.

La idea entonces es romper con este esquema, aprender definitivamente que las relaciones sexuales están hechas para el disfrute y no debemos estarnos torturando antes, durante o después de los encuentros sexuales; ya que esto lo único que nos genera es displacer, disminución del deseo sexual y conflicto dentro de la relación de pareja.

Para finalizar, si de verdad queremos iniciar o mantener relaciones sexuales con alguien vamos a ocuparnos y no preocuparnos por pasarla bien; suena sencillo pero esto supone un trabajo reflexivo y hasta académico más profundo de lo que muchos quisieran y esperan. Porque si es verdad que el sexo y el amor debe ser “natural”, y “espontaneo”, y debemos hacerlo cada vez que nos entren las ganas; la verdad es que para mantener esa disposición debemos tener (de antemano y los dos) todo claro, y bajo control; luego entonces si, a gozar y disfrutar cada instante que podamos o nuestros cuerpos nos lo permita.

martes, 18 de septiembre de 2012

¿Entienden igual la sexualidad los varones y las mujeres?

Varón y mujer somos iguales en dignidad. Pero la diferencia de sexos nos hace diferentes no sólo físicamente, sino también sentimentalmente, funcionalmente, intelectualmente, espiritualmente.

Porque varón y mujer resultan complementarios. Lo específico de cada sexo hace el equilibrio, la balanza del otro. Por tanto, el amor de pareja, el amor conyugal, sólo puede florecer en dos seres a la vez distintos y complementarios, cuyas características se refuercen y se perpetúen en un nuevo ser, distinto de ellos pero con caracteres y funciones de uno y otro.

Dentro de una relación, el varón será siempre más impulsivo. Dada su naturaleza activa, tenderá a la relación inmediata. La mujer, por sus características, será siempre más receptiva, esperará que se le considere y valore en todo lo que ella vale. El hombre será siempre potente y arrojado.

La mujer desarrollará su capacidad magnética, pasiva. Desde las células germinales aparece esta característica: el espermatozoide es luchador, combativo, activo, emprendedor. Afanoso, va en busca de su complemento. El óvulo, por el contrario, espera; se caracteriza por su tranquilidad receptora, se deja querer. Sabe que el esperma lo necesita para lograr su fin, y parece que no le corre ninguna prisa.

El impulso sexual entre varón y mujer es, pues, diferente, y habrá que tenerlo en cuenta para que la relación conyugal sea armónica y no una fuente de conflictos.

En la mujer predomina la afectividad sobre la sensualidad, por lo que para ella será más importante la seguridad de saberse amada que la unión corporal. De ahí que la unión entre los esposos deba comenzar por la unión de sus corazones; de este modo, la unión de sus cuerpos vendrá a ser la culminación de aquello que ha comenzado en el interior de cada uno.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Cuando amor y sexo se confunden

Aunque tengamos una fecha para celebrar el amor y la amistad, no es suficiente quedarnos con un día para recordar esa realidad tan profunda en el ser humano. Cada día hemos de tener conciencia de que el amor es el motor que impulsa todas nuestras actividades. Está en lo más íntimo de nosotros. Por eso, todos los días han de convertirse en una auténtica fiesta de amor y amistad. De todos modos, las celebraciones nos ayudan a profundizar en los respectivos temas. En este caso, aprovecharemos para hacer algunas reflexiones sobre el amor. Tema complejo, pluriforme y, desgraciadamente en la actualidad, confuso y deformado.

El amor tiene muchas caras, aunque podemos hablar de dos grandes aspectos: uno subraya el espiritual, el otro el corpóreo. Con gran profundidad y precisión, Benedicto XVI los expone en la Encíclica Dios es amor. Los llama agapé y eros respectivamente. Dos dimensiones profundamente unidas donde ha de existir un equilibrio. Cuando se rompe la armonía, uno de los dos asfixia al otro, y entonces la persona sufre y queda expuesta a un sin número de confusiones tanto en los enfoques como en la conducta.

¿Qué me puede ofrecer?

Como una de las características del ser humano es procesar, ir poco a poco, de lo más fácil y cercano a lo más difícil y profundo, también en la maduración del amor sucede lo mismo. Por eso, cuando una persona encuentra afinidad y atractivo por otra, al principio parte de lo externo y centrada en sí busca el placer, sentirse bien, encontrar un estímulo agradable. La pregunta es ¿qué me puede ofrecer? En estos aspectos predomina el eros, aunque nunca deja de separarse del ágape, de la espiritualidad.

Poco a poco, la persona madura en su amor y entonces empieza a pesar mucho más el afán de agradar al otro, se preocupa más de lo que puede necesitar y trata de darlo. En definitiva, el amor auténtico es una adecuada combinación de dar y recibir, tanto en el aspecto corporal como en el espiritual. Es poseer al otro, pero correspondiendo con la entrega incondicional.

Cuando en el amor humano entre un hombre y una mujer hay armonía entre lo corpóreo-anímico, entre lo sexual-espiritual, la consecuencia que fluye espontánea es el deseo de prolongarse mutuamente en un nuevo ser, es contribuir ambos y encontrar en alguien más parecidos consigo y con el otro. Esa es la maravilla de la procreación: reconocer algo de sí en el engendrado y encontrar también al amado en esa nueva criatura.

Sólo en esta unidad corpóreo-espiritual, cada persona en su concreción individual como varón o como mujer, manifiesta en su conformación corpórea, puede comprender al sexo como un constitutivo de lo humano. Entonces queda claro que el sexo no puede separarse del modo como se conduce una persona, del psiquismo y de lo específicamente espiritual. Con estas premisas, el ejercicio de la sexualidad, el acto de unión físico entre un hombre y una mujer, es un acto de intercomunicación personal porque también es un acto psíquico, y ambos actos están dirigidos por el acto espiritual de donación y recepción.

Amor deshumanizado

El problema contemporáneo consiste en una reducción del amor a la relación erótica-sexual, en el nivel de lo corpóreo y de lo psíquico, separándolo de la dimensión espiritual. Entonces, ese amor queda deshumanizado. Se exaltan las técnicas de seducción, el afán de encontrar nuevas sensaciones y, por lo tanto, la fidelidad pierde sentido. La relación es una pseudo relación porque cada uno está centrado en sí, pide pero no da. Mucho menos cabe la posibilidad de pensar en la prole. Como no hay donación, ese nuevo ser no ofrece más que molestias.

En el mundo actual, el amor que se promueve es un amor infantil, como el del niño que quiere a los demás por el alimento que le dan. En estas condiciones, cuando alguien cansa, porque ya no existe la novedad, se cambia por otro, y así sucesivamente. Se instrumentaliza la relación, se subordina a la incursión en nuevos placeres. Así, al separar de la sexualidad la comunión con el otro, tampoco se incluye la ayuda mutua estable, y mucho menos la procreación. En este estado, la respuesta al título de este artículo es negativa, el amor no es lo mismo que sexo.

En cambio, cuando la relación comprende todas las dimensiones del ser humano, es integral y, paradójicamente, podemos decir que amor y sexo sí se pueden identificar. Sin embargo, para no equivocarse con esta afirmación, hace falta contestar afirmativamente las siguientes preguntas: ¿comprendo al otro?, ¿busco desinteresadamente su bienestar?, ¿lo perdono o lo disculpo cuando no corresponde a mis aspiraciones?

El auténtico amor es casto porque no inicia la dependencia de las relaciones sexuales antes de ofrecer una estabilidad de vida propia del hogar común. Es casto porque no asfixia la vida de un nuevo ser con medios artificiales y argumentos artificiosos. Es casto porque realiza el acto unitivo con quien se ha formado una familia. Es casto porque en la familia se cultiva la calidez propia del hogar y la apertura a nuevos seres. Es casto porque evita cualquier ocasión de infidelidad. Es casto porque fortalece la entrega con el cuidado mutuo. Es casto porque con el atractivo sexual no se busca promover pasiones degradantes, sino realzar los impulsos de nobleza. Es casto porque hay armonía entre el mundo familiar y el mundo extradoméstico. Sólo así, amor y sexo pueden identificarse.

viernes, 14 de septiembre de 2012

En el próximo encuentro sexual: Lleguemos juntos al orgasmo

Quizás muchas parejas disfrutaron el instante mágico de entregarse cada uno a su orgasmo justo al mismo

 tiempo, sin mayor esfuerzo... esto puede ser muy cierto; ya que según la literatura la búsqueda obsesiva de este escenario nos aleja de manera considerable de la meta.

Al respecto, debo señalar una aspecto muy importante dentro de todo esto; y es que el disfrute de orgasmos simultáneos en ciertas parejas no constituye un indicador de su nivel de amor, compromiso, felicidad, y un largo etcétera de cualidades positivas de la pareja. Los orgasmos simultáneos solo expresan la destreza, y nivel de conocimiento y control que posee cada uno acerca de su respuesta sexual; la habilidad para sintonizar las fases o tiempo de las respuestas sexuales; o también producto de la buena suerte.

Entonces, para aquellas personas que no desean dejar al azar las probabilidades de éxito, acá les dejo algunas sugerencias que pueden comenzar a poner en práctica, para alcanzar orgasmos simultáneos:

-Cada uno debe aprender acerca de su cuerpo, las zonas que resultan más sensibles y efectivas para proveer placer; así como también acerca de las prácticas sexuales que resulten de preferencia, y cuales simplemente nos disgustan o no ofrecen mayor beneficio.
 

-También, cada uno tendría que saber controlar el desarrollo de su respuesta sexual; y con esto quiero decir, estar en la capacidad de activar, acelerar o retrasar las fases de la respuesta sexual. Porque; a fin de cuentas y considerando las diferencias “naturales” de la respuesta sexual de hombres y mujeres,  mucha de la atención que debemos prestar es justamente al asunto de acoplar los diferente tiempo de cada quién.

-Quizás para la mayoría de las personas la imagen más común de un orgasmo simultáneo en pareja, es a través del coito; sin embargo, los invito a probar con otras prácticas que permiten mayor control o dominio de la respuesta, como pudieran ser la masturbación mutua, o la practica compartida del sexo oral o “69”.

-Si desean alcanzarlo durante el coito, revisen o evalúen cuales posiciones o ángulos de penetración favorecen el roce y la estimulación que necesita cada quién para llegar al orgasmo. Quizás les pudiera servir en principio seguir el guión sexual acostumbrado para ambos (lo que genera confianza y comodidad), y dejar los ajustes o pruebas justo para el momento que sienten que ambos están por llegar al orgasmo.

-Aquellas parejas donde los tiempos de la respuesta sexual varían de manera considerable, traten con variadas formas de estimulación y prácticas sexuales antes de dedicarse a la penetración; ya que por un lado en la vagina el roce continuado puede generar incomodidades, y en el caso del hombre o bien se acelera la respuesta, o también pudiera resultar lastimado.

-También, resulta imprescindible dedicarse a los juegos previos, especialmente para lograr excitar y adelantar las fases de la respuesta sexual femenina. Para algunas parejas, resulta pertinente dedicarse en principio a satisfacer a la mujer y luego incluir al hombre cuando está haya alcanzado al menos la fase de meseta en su respuesta sexual.

-Para los hombres, el trabajo consiste en aprender y practicar el control de la eyaculación, bien sea adelantándola o retrasándola a voluntad; y esto lo consiguen con mucha practica en solitario a través de la masturbación, y en pareja probando posiciones y prácticas sexuales que ofrecen distintos tipos de presión al pene.

-Debo recordarles que los orgasmos no tienen porque existir en todos nuestros encuentros sexuales, mucho menos que sucedan de manera simultánea entre los miembros de la pareja.

-La frustración o criticas entre los miembros de la pareja o a la relación quedan terminante prohibidas; recuerden que la meta es pasarla bien durante los encuentros íntimos, y por otra parte el hecho de obsesionarnos con alcanzar orgasmos pudiera sabotear las sensaciones placenteras.

-Afrontar este capricho sexual con una medida justa y real de expectativas, resulta lo más adecuado, así como mantener el ánimo y la disposición para seguir probando ( y disfrutando ) las veces que sean necesario.

-Además, el uso de aliados y herramientas sexuales,  tales como: lubricantes a base de agua, para los momentos en los cuales la lubricación natural se agota; juguetes sexuales que permiten maximizar las sensaciones o estimular de forma simultánea distintas zonas erógenas. Así como también disponer de muebles y diferentes superficies que nos permitan variar el ángulo de penetración, resultan elementos necesarios y hasta deseados para disfrutar aún más, y aumentar las probabilidades de éxito durante los encuentros sexuales donde la meta son los orgasmos simultáneos.

Finalmente, también pueden dejar a un lado tantas sugerencias, y probar justamente el día que se sientan de ánimo, de manera improvisada y sin pauta alguna; ya que para muchos está resulto ser justamente la condición necesaria para entregarse al disfrute compartido con la pareja.

¡Sexo en los días rojos!

Quizás nos sorprenda la cantidad de personas que prefieren y en efecto disfrutan aún más los encuentros íntimos justamente en los días de menstruación.

Las razones son numerosas solo por mencionar algunas desde el punto de vista hormonal muchas mujeres experimentan un aumento del deseo sexual, otras se sienten más cómodas y seguras porque según ellas no existe el riesgo de embarazos no deseados: ERROR!; y para otros la idea de suspender la actividad sexual solamente por la presencia de la sangre les parece una verdadera pérdida de tiempo.

Lo importante en todo este asunto más allá de juzgar o criticar las preferencias sexuales de cada quien; es que, por supuesto siempre que se comparta en términos eróticos durante los días de menstruación sea bajo el acuerdo y consenso de ambas partes; y especialmente dependiendo de la disposición de la mujer, ya que para muchas estos días resultan verdaderamente molestos, incómodos y hasta dolorosos.

En relación a los riesgos de salud sexual y reproductiva que se asocian a esta práctica quisiera mencionar que aunque mínima existe la posibilidad de embarazos no deseados; ya que en muchas mujeres se presentan periodos de ovulación irregulares. Por eso, lo primero que debo destacar es que el hecho de tener relaciones sexuales durante los días de menstruación, o los días inmediatos al fin de la regla no constituye un método anticonceptivo.

Por otra parte, debido a la cantidad de fluidos que se comparten (semen, sangre, lubricación) aumenta de manera considerable el riesgo de transmisión de infecciones. Por eso debemos incluir preferiblemente los métodos de barrera.

Además, las molestias que experimentan la mayoría de las mujeres a nivel general quizás puedan sabotear las sensaciones de placer; y hacer un poco más difícil la tarea de alcanzar orgasmos.

Sin embargo, para aquell@s que deseen experimentar, y efectivamente disfrutan las relaciones sexuales durante estos días les dejo algunos consejos operativos para fomentar la diversión y el disfrute:

-El uso de preservativos puede resultar adecuado, además resulta la manera más práctica para lidiar con los fluidos. Especialmente, los condones femeninos o de poliuretano; que se colocan dentro de la vagina y permiten retener toda la sangre; lo que genera para algun@s un ambiente más cómodo y limpio durante el encuentro.

-Quizás cambiar la cama por la ducha también puede facilitar un poco más las cosas, sobre todo lo referente a la limpieza; y no solo eso, por ejemplo la temperatura caliente o templada del agua puede aliviar los dolores menstruales.

-Para muchas parejas los días de menstruación no tienen porque interrumpir la actividad, pero si puede ajustarles el guión sexual. Ya que prefieren dedicarse a actividades no penetrativas como pueden ser la masturbación compartida, el sexo oral para el hombre, y el roce de los genitales sin desnudarse. Además, está claro que los besos, caricias y masajes pueden ser la alternativa perfecta para intercambiar mimos y atenciones especialmente requeridos por las mujeres.

Recuerden lo interesante de la sexualidad es que podamos probar y generar criterio propio acerca de las múltiples opciones que tenemos disponibles; siempre y cuando sea del gusto y preferencia de ambos miembros de la pareja, todo está permitido en el terreno de lo intimo.

Eviten las predisposiciones, y las generalizaciones catastróficas si se llegará a escapar de las manos algún detalle…Todo sirve de experiencia para mejorar y perfeccionar nuestro desempeño sexual.