miércoles, 18 de enero de 2017

¿Qué hacer cuando tu pareja no muestra tanto interés en ti?

La falta de interés no sólo puede estar enmarcada en el contexto previo a iniciar una relación, sino que también, existen personas que sienten que lo dan todo por su pareja, se involucran, muestran interés, toman la iniciativa… Sin embargo, no son correspondidas del mismo modo. ¿Qué puedes hacer cuando tu pareja no muestra tanto interés en ti como te gustaría?

En primer lugar, es básico y fundamental, que le digas qué necesitas. Puede que tu pareja ni se haya dado cuenta de lo que está pasando o que considere que es suficiente con lo que te aporta. En cambio, si le concretas los detalles que echas de menos en la relación, estás favoreciendo que se dé cuenta, que conecte contigo y que te entienda. Por supuesto, otro punto clave es ser realista en el nivel de expectativas. Si de pronto le exiges demasiado puede que se sienta desbordado o incapaz de cumplir todos tus deseos. Recuerda que un amor maduro está basado en la reciprocidad de dar y de recibir.

Si de normal das demasiado y echas de menos que la otra persona se involucre igual que tú, puede ser que ni siquiera le des la oportunidad de hacerlo al tomar tanto la iniciativa. Por ello, lo que puedes hacer es bajar el ritmo y la intensidad en el dar, para dejar que sea el otro quien también te busque, te eche de menos y tenga la oportunidad de mostrarte con gestos su cariño.

Cuando se rompe de una forma desmedida la balanza en dar y en recibir, entonces, es importante hacer cambios y reajustes en la relación para que todo fluya con normalidad. ¿Echas de menos que tu pareja muestre tanto interés en ti como te gustaría? Entonces, piensa si se trata de algo objetivo o, por el contrario, se trata más de una opinión subjetiva.

martes, 17 de enero de 2017

Qué hacer cuando alguien abusa de tu confianza

La confianza es una virtud muy positiva en una relación personal, dicha confianza puede darse en diferentes grados. Sin embargo, la falta de prudencia puede hacer que alguien abuse de tu confianza. En algunos casos, tristemente, el exceso de bondad convierte a alguien en especialmente vulnerable para terminar cediendo ante ciertas peticiones del entorno. En esencia, cuando abusas de la confianza de una persona le estás utilizando en tu propio beneficio sin pensar en las necesidades de la otra persona.

Marcar límites

Dar por hecho que todas las personas tienen prudencia puede llevarte a situaciones muy incómodas ya que eso es como poner tu vida en manos de los demás. Eres tú el dueño de tu destino, por tanto, siéntete libre a la hora de marcar límites a los demás y decir no libremente a propuestas que no quieres cumplir.
De hecho, tampoco haces un favor a los demás acostumbrándoles a ceder en todo. Uno de los errores básicos en este tipo de actitudes es esperar que los demás siempre van a agradecer aquello que has hecho por ellos, cuando en realidad, puede que sean muy pocas las personas las que reaccionen como a ti te gustaría. Conviene obrar pensando en que tú estás haciendo un bien pero no en recibir agradecimiento.

Qué hacer cuando alguien abusa de tu confianza

Di lo que piensas

Aunque te cueste hacerlo, di lo que piensas porque de no hacerlo te sentirás todavía peor contigo mismo. Si alguien abusa de tu confianza, lo más probable es que te sientas humillado. Aprende la lección de una situación así para no volver a cometer el mismo error. Lo bonito de la vida es que siempre tienes nuevas oportunidades para empezar desde cero y para poder aprender de tu propia experiencia. Cuando alguien abusa de tu confianza, hazle saber que tu confianza tiene un límite.

lunes, 16 de enero de 2017

Deja fluir los sentimientos, sin miedo a perder el control

Deja fluir los sentimientos de verdad. Los sentimientos humanizan a las personas, forman parte de la naturaleza humana, es decir, el hecho de sentir te hace realmente grande, especial y vital, de lo contrario, como dice Aristóteles, las personas pasarían por el mundo como si fuesen plantas, causando una total indiferencia. Los sentimientos te humanizan, por tanto, deja que fluyan sin miedo en el contexto del amor y de la amistad. En ocasiones, a partir de los sentimientos se hacen juicios de valor. Por ejemplo, quien vive un amor no correspondido puede tener una amarga sensación de fracaso. Para aparcar esta sensación, lo mejor que puedes hacer es entender que un sentimiento es bueno en sí mismo y no en base a los resultados obtenidos.

Lo contrario a dejar fluir los sentimientos es reprimirlos. Algo que también se hace de una forma habitual en el amor, por ejemplo, ante el miedo al rechazo existen personas que no toman la iniciativa, del mismo modo, algunas personas tímidas tienen vértigo a la hora de abrir su corazón ante el otro, las personas racionales al extremo no imaginan la idea de perder el control sobre el sentir… Como siempre, la sabiduría reside en ese difícil equilibrio de dejar fluir los sentimientos pero sin vivir a merced del más absoluto sentimentalismo. A la hora de dejar fluir los sentimientos, puede suceder que de entrada, una persona que no está acostumbrada a ello, se sienta un tanto incómoda.

Sin embargo, las competencias emocionales se entrenan y se perfeccionan a través de la práctica y de la acción reiterada. Déjate llevar, no tengas miedo de perder el control de vez en cuando porque en la vida, no se tienen respuestas en todo momento. Simplemente, en ocasiones, hay que sentir al cien por cien para saber qué hay de verdad en ese sentimiento. ¿Acaso nunca visite un amor que fue un espejismo?

sábado, 14 de enero de 2017

Formas de canalizar la ira en un conflicto de pareja

¿Cómo canalizar la ira en un conflicto de pareja? Cuanto más próximo es el vínculo entre dos personas, con más intensidad se vive una relación. Es decir, más sentimientos desagradables pueden desatarse en una discusión de pareja, hasta el punto de que dos personas pueden dormir juntas en la misma cama, estando enfadadas, sin despedirse y sin darse las buenas noches. Esta ira por supuesto, hace daño porque implica una tensión. No es nada cómodo ni agradable, evitar hablar con una persona con la que convives porque en el hogar es donde uno aspira a ser uno mismo y poder estar relajado. Por ello, el primer paso para canalizar la ira por un conflicto de pareja es no llegar a este punto: nunca te vayas a la cama sin hacer las paces con tu pareja. De lo contrario, la situación puede agravarse y complicarse durante días como consecuencia del orgullo.

Di lo que sientes y piensas pero de buenas formas, sin recurrir a frases hirientes. Si de verdad quieres generar empatía en la otra persona, háblale con cariño y verás que el resultado es muy diferente.
En una discusión de pareja, quien de verdad gana es quien se deja guiar por el amor que siente hacia la otra persona. Cada persona tiene sus propios trucos a la hora de no entrar en conflictos de pareja innecesarios. Por ejemplo, si un día ves que tu pareja empieza a hablarte en un tono inadecuado, en vez de seguir la charla, márchate a dar un paseo. Cuando vuelvas a casa le habrás dado tiempo para pensar y te recibirá con menos enfado del que tenía.

Aprende a decir ciertas cosas a través de otros medios de comunicación, por ejemplo, a través de una carta o un correo electrónico. La expresión escrita es más suave, más cuidada y elaborada.

viernes, 13 de enero de 2017

Cómo enamorarle con tu buen corazón

La imagen física es lo primero que vemos de otra persona, sin embargo, la belleza del corazón que no se ve de una forma automática tiene una fuerza mucho más potente gracias a la profundidad que tiene el amor. Valorar en exceso la belleza física implica quedarnos en la superficie de las cosas.

La belleza interior

La belleza interior es aquella que te hace ver con ojos diferentes a alguien que, tal vez, no te había impresionado tanto físicamente. Se muestra a través de la naturalidad del modo de ser cuando eres tú mismo.

Es difícil ser cien por cien natural porque en el inicio del enamoramiento, se sienten unos nervios que pueden llegar a ser difíciles de controlar. Pero eso no tiene nada que ver con adoptar una pose artificial solo por gustar a otro.

La belleza interior se muestra a través de tus valores, tus inquietudes personales, tu forma de tratar a los demás y el modo en el que te tratas a ti mismo como bien se muestra en la autoestima.

El amor no responde a la manipulación, es decir, no existe una receta mágica para poder enamorar a otra persona, si existiese esa fórmula, entonces, el propio amor perdería su encanto. Dejar que brote lo mejor de ti en el amor implica sentirte bien contigo mismo.

Cómo enamorarle con tu buen corazón

Dar una oportunidad a las personas

Valorar el modo de ser de otra persona implica darte la oportunidad de conocer a alguien tal y como es. Las personas que tienen unos estereotipos muy marcados de cómo debe ser su persona ideal se cierran puertas en la práctica cuando conocen a alguien que de entrada no cumple ese esquema.

Lo cierto es que puede suceder que alguien te parezca muy buena persona pero no te guste físicamente, en ese caso, piensa que has ganado una buena amistad.

jueves, 12 de enero de 2017

Dar más amor a tu pareja

El amor se basa en la correspondencia del dar y recibir, sin embargo, no se puede crear un equilibrio absoluto en tanto que resulta imposible de medir de una forma cuantitativa cuánto quiere una persona y cuánto ama la otra. Además, cada persona quiere a su forma y a su modo, por lo que es imposible esperar lo mismo de todos los enamorados. El amor es algo personal que depende en parte del modo de ser de cada uno, de la forma de pensar y de sentir. Por tanto, para ser más feliz en una relación, es gratificante dar más amor, tomar la iniciativa en los planes, ser generoso con el otro, tener paciencia, disfrutar del momento presente, amar en libertad…

Para dar más amor en una relación es indispensable poder salir del área de confort que hace que una persona se estanque en la comodidad y en lo seguro. Así surge la monotonía en el seno de la pareja, una rutina que muchas veces, deriva en ruptura. Escucha tu corazón para dar más amor y sentirás que la inspiración fluye dentro de ti porque de normal, es el egoísmo el que hace que las personas se cierren a la hora de darse al otro y entonces, surge la desconfianza y los celos. El pensamiento positivo te ayuda a generar buenas vibraciones dentro de ti que te impulsan a crear lazos de entrega desinteresada.

En la medida en que das más amor, tu pareja también se siente mucho más especial y querida por ti, por lo que de una forma natural, al sentirse mejor, también te corresponde de una forma libre y gratificante para ti. Es bueno aspirar a más, querer más, tener ganas de mejorar porque el espíritu inquieto te hace llevar las riendas de una relación.

martes, 10 de enero de 2017

Recobrar el entusiasmo en la pareja

Muchas veces la rutina apaga “la chispa” necesaria que debe brillar constantemente en el seno de toda pareja. Siempre hay que luchar cuando percibes que el desgaste de la relación acecha.

Algunos trucos son muy efectivos para reavivar la llama del amor. Te los presentamos:

Hay que aprender a pasarlo bien los dos a solas. Elige una actividad que os guste a ambos y que estéis al mismo nivel para hacerlo: Iniciación a la enología, jardinería, gastronomía del mundo, jogging el domingo por la mañana, paseos en bicicleta… Es la ocasión perfecta de daros ánimos mutuamente, de mostrar vuestros talentos más inesperados y comentar en la intimidad.

Introduce nuevos alicientes físicos en la relación. Por ejemplo cambia de look. Aprovecha para retomar el deporte y recupera la silueta, visita con más frecuencia la peluquería, cambia de maquillaje. Tendrás garantizada la reconquista de tu ser amado.

Conviene además crear ambientes enigmáticos. Hazle soñar un poco sin mostrarle tus pequeños secretos. Ponte ropa erótica sugerente para andar por casa. Y guarda para ti todos esos rituales de belleza que se deben hacer en el cuarto de baño y a solas.

Más que nunca se trata de compartir ciertos momentos con personas queridas: amigos y familiares. Por eso organiza una fiesta, ponlo todo a punto para que los invitados se sientan de maravilla y así sorprenderás a tu pareja.

Otra actividad que te proponemos has de saberla llevar con precaución. Hablamos de jugar tranquilamente con los celos. Así destaca cualidades de otros hombres delante de tu pareja, sobre todo en momentos en que no te presta atención porque está inmerso en otras actividades.

No es una solución buena para parejas que sean extremadamente celosas ya que puede causar problemas serios.

lunes, 9 de enero de 2017

El equilibrio en la pareja

Las relaciones de pareja son fluctuantes, lo interesante es encontrar la estabilidad, eso se consigue teniendo proyectos en común. Te damos algunos consejos para que puedas lograr el equilibrio que deseas con tu pareja.

Comienza despacio, sin prisas. Si recién estás conociendo a una persona, seguramente te sientes a gusto a su lado y tienes cosas en común, pero ves poco a poco, paso a paso para formalizar una pareja. Sólo conseguirás el equilibrio en una relación si dejas de lado tus ansiedades y te entregas lentamente para forjar un lazo afectivo sólido y estable.

Privilegia la comunicación. Sin ella es prácticamente imposible que una pareja funcione. Recuerda que es fundamental que ambos se entiendan para encontrar la estabilidad. Si pueden expresar mutuamente las respectivas inquietudes, sentimientos y proyectos, de modo que se pueda obtener un feedback por parte del otro, podrán resolver sin mayores complicaciones los problemas que vayan surgiendo por el camino.

Acepta las diferencias con tolerancia y comprensión. Si nos distinguimos de los demás por nuestras diferencias, entonces no puedes pretender cambiarlo. Por eso, en vez de juzgar o criticar, intenta poner en práctica tu empatía. Piensa en el lugar del otro, comprende y tolera cómo es y cómo vive su vida. No todo el mundo ve la vida desde la misma perspectiva.

Respeta los momentos de libertad. Aunque quieras mucho a tu pareja y desees compartir con ella el mayor tiempo posible, permítete tener espacios de independencia y privacidad. Deja a un lado el control de lo que el otro hace y las prohibiciones que por la propia inseguridad se puedan llegar a imponer.

Continúa con tu desarrollo personal. Si bien en la pareja surgen muchas ideas en común, no olvides que cada uno tiene una vida propia y una forma de ser que lo caracteriza. Por ello, cada uno debe crecer individualmente, evitando fusionarse o vivir pendiente del otro.

Practica el sexo en su justa medida. Al tratarse de un componente vital en la pareja, no debe dejarse de lado, pero tampoco lo es todo. De esta forma, si logras mantener una vida sexual activa basada en el amor y el placer de ambas partes, la relación tendrá un punto a favor para durar en el tiempo.

Luego del enamoramiento, cuida el cariño. Para que una relación perdure después de los primeros meses de pasión y encandilamiento, es indispensable seguir dando muestras de afecto y amor a la pareja, que lógicamente con el paso del tiempo suelen disminuir. Será la clave para mantener viva la llama del amor.

sábado, 7 de enero de 2017

Parejas con la misma profesión

Resulta que no sólo compartes los instantes más apasionados, los ratos de ocios y los malos trances… También os une vuestro perfil profesional, aunque el quehacer laboral de ambos se desarrolla en empresas diferentes.

Por fortuna, tienes algo más en común de lo que estar orgulloso: puedes debatir los aspectos más emblemáticos de tu profesión con alguien que te comprende perfectamente: Tu pareja. Hay cuestiones en las que estás de acuerdo y temas en los que tenéis puntos de vista distintos… Pero toda la situación en su conjunto hace crecer la relación y enriquecer la base de conocimientos sobre la disciplina que estudiaste para desempeñar una función cualificada.

Y es que llegado el momento de investigar, ¿quién mejor que tu amiga, amante y esposa para indagar acerca de la materia que tantas dudas te genera? Además, podrás dejarte aconsejar profesionalmente por una persona de la más estrecha confianza que sabe “lo que se trae entre manos”.

Otro punto a tu favor es que cada uno ha sido contratado por compañías distintas, lo cual significa que existe un distanciamiento en el entorno físico a la hora de trabajar. Esto tiene sus ventajas ya que muchos expertos señalan que es necesario que cada miembro de la pareja posea su espacio individual… El hecho de “estar pegados día y noche” hace que se formen círculos cerrados y esto supone un peligro en cuanto a la faceta comunicativa con otras personas.

Buena parte de vuestro círculo de amistades gira en torno al ámbito académico en el cual pasasteis cinco años preparando exámenes y aprendiendo de los profesores.

Seguramente cuando lleguen los hijos, éstos beberán de la experiencia de ambos, sobre todo como padres, pero también les transmitiréis un pequeño “trocito de sabiduría especializado”… Algunos retoños seguirán vuestros pasos ya que os tienen como ejemplos… Otros decidirán tomar rumbos totalmente diferentes… Sin embargo, una cosa es segura: los cimientos de la educación jamás faltarán.

jueves, 5 de enero de 2017

Vestirse para las citas

Vestir correctamente en cualquier ocasión, es muy importante para la mayoría de nosotros. Acudir a una entrevista, una ocasión especial con la familia, salir los amigos… pueden convertirse en situaciones en las que pasar un buen rato delante del armario pero ¿qué sucede cuando vamos a una cita con una persona a la que queremos empezar a conocer? Exactamente lo mismo: no queremos ser un desastre en nuestro estilismo.

Siempre queremos vernos atractivos y diferentes del resto. Las mujeres siempre se han preocupado por estos aspectos, aunque con el paso del tiempo los hombres han ido adelantando posiciones. Los dos, quieren impresionar a esas personas especiales en la primera cita. El problema es que muchas veces no sabemos que ponernos. A continuación tienes unos cuantos consejos que te pueden ayudar:

- Si es tu primera cita, ten cuidado con tu elección final. No uses nada que sea demasiado “revelador”. Enseñar demasiado puede producir una mala impresión que no agrade demasiado a la otra persona.
- Debes sentirte cómod@. Piensa en el lugar en el que habéis quedado y busca algo adecuado para el mismo. No acudas con un tacón de 12 cm. a un paseo por el parque. La ropa y accesorios que lleves deben permitirte moverte fácilmente.

- Combina los accesorios con la ropa. Nada de llevar una gorra de beisbol con un traje de corbata.
- Si no es la primera vez que salís, puedes utilizar ropa un poco más sexy. Prueba con un vestido más sensual o una falda un poco más corta.

- Ten cuidado con los colores. Si vais a cenar y llevas un vestido blanco, seguro que terminas la noche con alguna llamativa mancha.

miércoles, 4 de enero de 2017

¿Pareja conformista o inconformista?

Ha llegado el momento de que averigües el rumbo que toma tu relación de pareja ¿Ambos sois conformistas o inconformistas? Te proponemos algunas claves para que analices tu caso.

Algunos expertos ven en el inconformismo un facto peyorativo, el cual analizan así: “Muchos hombres y mujeres no hallan satisfacción en los objetivos logrados porque siempre buscan algo más… Y precisamente en esa búsqueda de la perfección se les va la vida”.

El inconformista busca siempre lo que no se le ha perdido, lo que no le hace falta, negándose a sí mismo el derecho de disfrutar lo que tienen y que muchas veces es más de lo que se dan cuenta.

Ser una persona inconformista te puede conducir a sentirte menos que otros. De hecho te puede molestar que otra persona progrese o que simplemente se haga notable por su don de gente. Por eso en estrecha complicidad contigo mismo buscas ocupar el mismo lugar o un lugar “más alto” o de más importancia para sentirte importante aunque lo seas. En realidad el ser inconformistas te suele llevar a querer más, más dinero, más gloria, más reconocimiento sin importarte perder amistades y hasta amores por conseguir tus propósitos, muchas veces por la vía equivocada.

Otros especialistas, en cambio, relacionan el inconformismo con la libertad y analizan tal perspectiva del siguiente modo: “Ser conformista es permanecer pasivo. Ser inconformista es luchar”.

Entonces, el inconformista se presenta como alguien que cree y espera en la posibilidad de mejorar el mundo de los hombres y la justicia de su comunidad, alguien que identifica esa esperanza con el trabajo de construirse a sí mismo. Alguien que se deja guiar por el compromiso moral, exigiendo una coherencia entre lo que él mismo consigue dentro de sí y lo que desea objetivar para todos.

martes, 3 de enero de 2017

Conversar sobre el compromiso

Nadie puede negar que las relaciones sentimentales son complejas. La comunicación juega un papel muy importante pero, a la hora de llevarla a la práctica muchas personas se comportan de manera un tanto indiferente. Durante las citas y los momentos alegres en general, es necesario mantener conversaciones que pueden abarcar temas tan importantes como nuestras metas y planes en la vida. Una vez que se conocen estas metas, es importante saber si se quiere ayudar a esa persona a conseguirlas o no.

Las conversaciones sobre el compromiso deben ser tomadas en serio, pero no tienen por qué ser serias. El truco es tener esa conversación cuando se nota como hay una progresión natural de la relación. No hay nada peor que planificar una conversación de este tipo durante días y días. Es muy normal que uno de los dos tenga la necesidad de un mayor compromiso que el otro.

Si una conversación acerca del compromiso se produce demasiado pronto o con una pareja que no está en la misma onda, los resultados pueden ser muy dolorosos. Ten paciencia con el tema y déjalo que surja naturalmente. Recuerda que es un gran error buscar un compromiso a través de la intimidación o forzando.

Cuando la relación en sí misma es fuerte y saludable, con el tiempo, la pareja sacará el tema. Si no hay conversación de este tipo por ninguna de las partes, entonces tal vez la relación no tiene las bases adecuadas para un compromiso futuro. Una vez que se hace obvio que ambos estáis preparados para mantener una relación a un nivel más profundo, el tiempo será el encargado de “sacar” el tema.

lunes, 2 de enero de 2017

Tener una relación plena y gratificante

¿Cómo tener una relación plena y gratificante? Para tener una relación de pareja gratificante, en primer lugar, es positivo que tengas muy claro qué buscas exactamente en otra persona. No se trata de tener un prototipo ideal sino de asumir qué rasgos te gustaría que tuviese la persona que esté contigo en pareja a nivel emocional. Qué mínimos tiene que cumplir para poder ofrecerte exactamente, aquello que quieres recibir. Si no sabes qué buscas entonces, puedes caer en la trampa de historias poco positivas. ¿Cómo tener una relación bonita?

En primer lugar, trabajando la relación día a día. Nunca se llega a un punto en el que algo está consolidado al cien por cien, porque incluso, en el matrimonio hay que seguir innovando y rompiendo la rutina. Por otra parte, deja atrás todas las experiencias negativas que has tenido en el terreno de las relaciones interpersonales porque tu pasado no determina tu presente. Hoy es un nuevo día para empezar de nuevo con más opciones y posibilidades que nunca. Por tanto, escucha tu corazón y disfruta del momento que estás viviendo.

Cuídate a ti mismo tanto a nivel individual como a nivel de pareja. Es decir, en la medida en que tú eres más feliz también haces más feliz a tu pareja. Aprende a relativizar los conflictos, no hagas un mundo de situaciones que son relativas, disfruta de la vida, escucha tu corazón, no te dejes llevar por los impulsos del momento, ten paciencia…

Hazle regalos bonitos a tu pareja, regalos que no tienen que ser materiales. Pueden ser emocionales, por ejemplo, una nota romántica, un mensaje de amor inesperado, puedes acudir por sorpresa a la salida del trabajo para esperarle… Para tener una relación plena aprende a vivir el momento presente sin adelantarte a los acontecimientos del futuro. Respeta el ritmo de la otra persona que no siempre tiene que ser el tuyo.

Existen soluciones efectivas para los problemas de erección

Me he dedicado esta semana, una vez más, al tema de la disfunción eréctil. Mientras más investigaba, más sentía que era necesario comunicar el mensaje: "Hay soluciones para la disfunción eréctil, puedes tener esperanzas de recobrar tu vigor sexual".

Los problemas de erección son mucho más frecuentes de lo que se piensa. Pero se habla poco de ellos. Sobre la eyaculación precoz hay mucha más apertura. La disfunción eréctil no es sólo un problema de hombres de edad avanzada, aunque con la edad hay más posibilidades de sufrir de enfermedades que están relacionadas directamente con esta dificultad sexual, como las enfermedades cardíacas, la hipertensión y la diabetes. Los hombres jóvenes también pueden experimentar disfunción eréctil.

La buena noticia es que los problemas de erección pueden y deben tratarse a tiempo. No postergues asistir al médico pensando que la dificultad es solamente psicológica, aunque podría serlo. Sin embargo, a veces hay causas  orgánicas que la pueden producir, y esa enfermedad tiene que ser atendida debidamente.

El tratamiento de la disfunción eréctil puede ir más allá de tomar una pastilla de un color determinado. En ocasiones, hay que utilizar diversos tipos de tratamiento, incluida la psicoterapia.

Tal vez el mensaje más importante que deseo hacer llegar es: Si estás experimentando dificultades con la erección acude al médico. Podria tratarse de algo situacional, provocado por el estrés de tus circunstancias presentes. O bien, podría ser señal de una enfermedad más grave. Cuando la disfunción eréctil (debida a causas orgánicas) no es tratada a tiempo, se puede producir daño irreversible en el tejido eréctil del pene y en su capacidad de erección. Perder esta capacidad puede lesionar gravemente la psique de un hombre.

Si eres pareja o amigo/a de un hombre con dificultades de erección, habla con él, con respeto y tacto, y hazle saber que el diagnóstico médico le ayudará a resolver su situación con el tratamiento más indicado. El futuro de su sexualidad está en sus manos, hay soluciones.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Relaciones de pareja: prosperidad y miedo

Toda pareja tiene el firme compromiso de vivir en prosperidad para ser más feliz. Cuando ambos viven en pleno bienestar la sensación de creatividad es permanente… Todo fluye en la dirección adecuada y las cosas se van creando de manera ordenada, armónica y permanente. Por el contrario, el miedo conduce a una repetición acentuada de aquello que se teme de manera continua e inevitable.

El miedo es un sentimiento o una emoción que tiene su origen en las primeras etapas de la infancia e incluso en la experiencia del útero. Posteriormente, no sabes porque hay momentos, situaciones o personas que te paralizan y sientes que no puedes avanzar en la dirección que realmente necesitas.

El sentimiento de carencia o de que los recursos son escasos, convierte las relaciones económicas en extremadamente competitivas, en vez de cooperativas, y en una búsqueda ansiosa de los recursos que quedan accesibles.

Las parejas más lúcidas verán que una nueva economía nacerá cuando el hombre evolucione en la percepción de sus miedos y no fundamente sus relaciones en la carencia, en la ansiedad y en la competencia desleal.

Es conveniente que trabajes “tu niño interior” que ha sido el depositario de tus miedos y el que controla algunos de los elementos de tu vida emocional.

Existen hoy muchos instrumentos para trabajar en pareja el miedo inconsciente y caminar hacia la paz interior. Cada vez que sientes miedo es bueno reconocer realmente el objeto de tu miedo, y luego observar quien siente ese miedo en tu interior y reconocer que hay partes tuyas que no sientes miedo y que quieren vivir otra cosa distinta.

Siempre que le das poder a tus miedos impides que llegue la prosperidad a tu vida y vives alguna carencia asociada. En cambio, si trasciendes el miedo, se vuelve más accesible obtener los objetos, ya que has quitado el principal obstáculo para su consecución.

viernes, 30 de diciembre de 2016

¿Tu pareja sabe escuchar?

Sueles apreciar a quien te escucha con atención ya que necesitas atrapar al otro para depositar tus anhelos e inquietudes.

Vivimos inmersos en la “era de las comunicaciones”. Continuamente recibimos y emitidos mensajes, incluso de forma inconsciente. El ritmo acelerado del que somos presa, nos imposibilita, en numerosas ocasiones, prestar atención a los flujos de información de aquellas personas que más nos importan, como, por ejemplo, la pareja.

La mejor vía para ser comprendido por la persona amada es, a su vez, aprender a comprenderla, ya que si ella observa tu interés creciente, también se esforzará por abrir las puertas del entendimiento.

Escuchar con atención comprende tres capacidades humanas: la visual (las expresiones faciales, los asentimientos con la cabeza y el lenguaje corporal positivo son modos claros de expresar interés por las palabras de tu interlocutor); la verbal (existen numerosas señales verbales que permiten demostrar al hablante que realmente estás metido en la conversación, bien para manifestar una respuesta positiva, nuestro desacuerdo o para solicitar más datos sobre algo en particular); y la mental (si no logras concentrarte lo suficiente en la conversación como para seguir su curso correctamente, lo mejor es retirarse con elegancia en lugar de incomodar a quien nos habla al demostrarle tu aburrimiento).

En el libro “Saber qué decir”, de la autora Debra Fine, puedes leer unas indicaciones valiosas que te resumimos:

• Aprende a querer escuchar con concentración y disciplina.
• Brinda señales verbales y visuales de escucha hacia el otro.
• Espera recibir buena información y la obtendrás con más frecuencia.
• Conviértete en un oyente cuerpo entero: Escucha con los oídos, ojos y corazón.
• Toma notas: ayudan a retener información.
• Planea contarle a otra persona lo que has escuchado; lo recordarás mejor.
• Genera empatía ajustándote al ritmo de tu interlocutor, igualando sus gestos, las expresiones de su cara y los rasgos de su voz.
• Controla las distracciones.
• Con generosidad, transmite interés y buena disposición.
• No dejes que tus pensamientos te alejen de la conversación.

jueves, 29 de diciembre de 2016

¿Cuándo una dificultad sexual afecta realmente a una mujer?

Según un estudio publicado por el Journal of Sexual Medicine las dificultades sexuales más comunes entre las mujeres estadounidenses son el bajo deseo sexual, dificultades para sentir excitación sexual y para alcanzar el orgasmo, y dolor durante el coito. Sin embargo, ninguna de estas dificultades parece afectar mucho a las mujeres a nivel individual.

La investigación halló que los efectos físicos de estas dificultades sexuales no representaban un problema ni ocasionaban malestar emocional en las mujeres entrevistadas. La dificultad sexual sólo generaba estrés psicológico cuando tenía impacto en la relación de pareja. Bajo estas circunstancias, se afectaba la percepción de bienestar en el área sexual. En este sentido, las mujeres que tienen una relación de pareja comprometida tienden a estar sexualmente más satisfechas que las mujeres sin relación estable.

El grado de satisfacción e intimidad emocional en la relación de pareja influye directamente en el nivel de satisfacción sexual percibido. La intimidad emocional incluye aspectos como la apertura, el cuidado hacia el otro, la confianza y una adecuada comunicación.

El estudio encontró que en presencia de una relación de pareja satisactoria, las dificultades sexuales tienden a producir menos malestar y tensión interior. Por su parte, una mala relación de pareja generará la percepción de que los problemas sexuales son mucho más graves de los que son en realidad. Si la mujer siente además que el nivel de satisfacción sexual es un reflejo de  la calidad de su relación de pareja, el impacto de la dificultad sexual será mayor y se convertirá realmente en un problema para ella.

Se conoce que las mujeres sufren más de disfunciones sexuales que los hombres, y que pocas buscan ayuda profesional. Sea que te encuentres o no en una relación de pareja, sea que la dificultad sexual está afectando o no aún la relación de pareja, es importante atender una dificultad sexual por tu propio bienestar. Recuerda que primero es necesario estar bien contigo misma para poder compartir tu sexualidad desde un estado de plenitud individual.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Una pareja optimista

Las parejas que toman una actitud positiva frente a la vida, son sujetos esperanzados, convencidos de que si hay un problema, debe haber una solución.

Hay que recordar que el optimismo no es un estado en permanente ebullición; es un proceso, una forma de encarar la existencia. No se sostiene sobre imposibles ya que está ligado al trabajo personal sobre los hechos de la vida. Por lo que es posible revertir las actitudes pesimistas y los temores frente al futuro.

Pensar en positivo y tener una actitud optimista en la vida ayuda a alargar la existencia de las personas, desbancando a otros factores que son recomendados a menudo por lo médicos, como llevar una alimentación saludable o hacer deporte.

La pareja optimista es capaz de reconocer los logros que va obteniendo en el transcurso de su vida. Esto no significa que el conjunto formado por los dos miembros esté libre de frustraciones o dolores intensos. Sin embargo, impone a su realidad una alternativa de cambio, de proseguir a pesar de todo. La confianza en uno mismo y por ende en la pareja es una clave fundamental.

En definitiva, la persona optimista opera sobre la realidad, actúa y se compromete, mientras que el pesimista la observa sin maniobrar.

Te presentamos una serie de consejos con el propósito de que cultives tu propio optimismo:
- Sé inteligente y perseverante para conseguir mantener una actitud optimista.

- Ser consientes que la vida está llena de infortunios como de felicidad hará que salgas más reforzado ante situaciones adversas.

- Mantén la tenacidad, esfuérzate y dedícate tiempo para pensar en cosas positivas.
- Proponte metas sencillas para empezar, pequeños retos para alcanzar.

- Vive el día a día, con visión de futuro, preocúpate por el aquí y ahora.

- Debes saber que en todo camino hacia el éxito también existen sus pequeños baches que habrá que superar.

martes, 27 de diciembre de 2016

Con pareja y sin casa

Tienes el amor de tu parte porque te acompaña en tu caminar tu media naranja y no hay nada que te colme de mayor satisfacción. Pero la vida no os ha brindado la oportunidad de tener una casa, un bien necesario para estrechar vuestra intimidad y echar raíces.

A veces no queda otro remedio que recurrir a los familiares para tener un techo donde vivir. Sin embargo, has de tener presente que tales circunstancias traen conflictos, por lo que es conveniente iniciar una extensa búsqueda de alojamiento… Por supuesto cuando los medios económicos sean favorables.

Uno de los principales obstáculos para alcanzar el objetivo de una vivienda es la falta de dinero. Y, a su vez, esa escasez, viene determinada por encontrarse ambos miembros de la pareja en el paro. Así que, partiendo de estas dos premisas, lo prioritario es lanzarse a una amplia búsqueda laboral. A partir de ahí y en función de los ingresos mensuales decidir si es más idóneo “vivir de alquiler” o “comprar una casa”.

Una solución intermedia es pedir un préstamo a algún familiar allegado y de plena confianza… Con el dinero que os proporcione podréis “ir saliendo airosos” de los percances. Y cuando vuestra economía vuelva a estar en pleno apogeo, devolver el dinero prestado.

Superar estas nefastas situaciones se hace con mayor dureza cuando anteriormente se ha vivido una experiencia boyante y de repente toda la estructura de la dicha se viene abajo. Si, además la pareja tiene hijos, la cosa se complica aún más… Pues los niños deben estar atendidos constantemente. Lo más frecuente es solicitar la ayuda de los progenitores… Seguramente ellos os “tenderán una mano”.

Se han dado casos en que los menores han pasado a ser cuidados por los servicios sociales. Una postura que deja a los padres preocupados y repletos de incertidumbre por el futuro de sus hijos.

lunes, 26 de diciembre de 2016

La sensibilidad erótica de la "karezza" o sexo lento

La palabra fue un término que introdujo en el año 1896 Alice Bunker Stockham, ginecóloga y obstetra estadounidense, cuando publicó un libro con este mismo nombre. Este término significa en italiano "caricia" y Alice Bunker la define como una manera de expresar afecto a través de la relación sexual, tanto en palabras como en acciones.  Para ello, propone una manera de hacer el amor de manera suave y lenta, que ayuda a la pareja a intensificar el deseo y crear un vínculo entre ambos, donde el entendimiento mutuo hace posible la saisfacción de los dos. Al prolongar el placer, y retrasar el momento de la eyaculación, la pareja puede experimentar por largo tiempo estados de placer cercanos al éxtasis. En esto hay mucha similitud con el sexo tántrico.

Esta médico hizo aseveraciones progresistas para su tiempo, ya que recomendaba los beneficios del sexo lento entre sus pacientes, en una época en que la sexualidad era un tema que no se trataba abiertamente en la sociedad. Pensaba que era una excelente forma para que la pareja se compenetrara y, muy especialmente, para evitar que la mujer no se sintiera violada por el esposo.

Hay que recordar que la época victoriana la religión ejercía una gran influencia en las personas. Sólo aceptaba el sexo para fines reproductivos y pedía a sus fieles no satisfacer las bajas pasiones ni disfrutar de placeres poco dignos del espíritu. Por ello, tal vez, los hombres se acostumbraron a penetrar y eyacular rápido, para acabar lo más pronto posible y asi sentir menos culpa por el placer que inevitablemente estaban experimentando. Por su parte, las mujeres se limitaron a vivir la sexualidad como un mal momento - una especie de sacrificio - del que deseaban también salir lo antes posible, con el agravante que en ese proceso congelaron su deseo y bloquearon su capacidad de sentir placer.

Ambos, hombres y mujeres, aprendieron a desconectarse de sus cuerpos y del placer, y el acto sexual se convirtió en un acto de reproducción, carente de sensibilidad y conexión. Pero, como toda energía, la energía sexual no puede ser reprimida y, por ello, continuó estando allí, separada del amor, y expresándose como algo más instintivo.

La "karezza" apareció en aquella época, como una manera de hacer el amor que rescataba lo humano del acto sexual. En vez de distanciar a la pareja, la unía e integraba mucho más. Estos beneficios aún aplican para todos nosotros en la actualidad, ya que nuestra sexualidad sigue estando separada, en algún grado, de los sentimientos y el placer más sublimes que somos capaces de experimentar junto a otro ser humano.
"karezza"

Ganar con ExireCloud